La OMS afronta su asamblea más dura

Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Ginebra. La Organización Mundial de la Salud (OMS), criticada por países como EEUU debido a su presunto apoyo a China en la actual crisis sanitaria, inaugura hoy una de sus asambleas anuales más complicadas, consagrada casi íntegramente a reforzar la coordinación global contra la pandemia de COVID-19.
La asamblea durará sólo dos días y se celebrará de forma virtual debido a las limitaciones que la propia pandemia ha impuesto a los viajes y los eventos de masas, por lo que representantes de los 194 Estados miembros, entre los que se esperan varios líderes estatales, intervendrán por videoconferencia.

La reunión anual llega en un momento en el que la OMS atrae una atención mundial casi inédita en sus 72 años de historia, por su papel coordinador y asesor en una pandemia que afecta a 4,5 millones de personas en el mundo y ha causado más de 300.000 muertos, algo que también la ha convertido en blanco de numerosas críticas.

Procedentes sobre todo de EEUU, aunque también desde gobiernos como el australiano o el alemán, muchas críticas se dirigen al director general de la OMS, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, acusado de haber confiado en exceso en la información que aportó China en las primeras semanas de la crisis, a principios de año.

Esas críticas llevaron en abril al presidente estadounidense, Donald Trump, a congelar la contribución de su país a la OMS, que supone aproximadamente un 15 % del presupuesto total del organismo: EEUU, el país con más casos de COVID-19 en el mundo, 1,5 millones, es tradicionalmente el principal donante.

La Unión Europea, otro de los territorios gravemente afectado por el coronavirus en los últimos meses, presentará en la asamblea una propuesta de resolución junto a otros miembros de la OMS en la que se pide una revisión de la gestión que la organización hizo de la pandemia, en busca de responsabilidades.

Caso Taiwán

La asamblea tendrá en su agenda otro punto espinoso, el de incluir o no en ella como observador a Taiwán, el primer territorio del mundo en iniciar medidas preventivas contra el coronavirus y el que ha mostrado una de las gestiones más modélicas, habiendo registrado apenas 440 casos y siete fallecimientos.

Sin embargo, se teme que el Gobierno chino, abiertamente enfrentado a la presidenta taiwanesa Tsao Ing-wen desde su llegada al cargo en 2016, vete esa invitación y deje fuera de la asamblea a la isla, como ya ha ocurrido en los cuatro últimos años.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorGran consigna olvidada
Noticia siguienteDanilo anuncia apertura gradual de la economía