Apretemos

Como esta semana cerró confusa respecto a la COVID-19 -un probable rebrote según las autoridades a partir de más contagios y decesos pero información estadística no congruente-, incluyendo el no inicio de la fase de la desescalada prevista, se justificarían renovada incertidumbre y temor con respecto a la enfermedad. Para colmo, a 15 días de elecciones nacionales. Pero miedo, desaliento, es lo menos indicado. Fe y esperanza de que la crisis sanitaria irá en mejoría debe ser el sentimiento, mientras atendemos las medidas bien conocidas. Si fueron relajadas y generaron consecuencias, no sería “culpa” de la población solamente; las autoridades también bajaron la guardia, a todas luces. Ahora que activaron de nuevo, nosotros también “apretemos” en lo que nos toca. Con el coronavirus no cabe descuido.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorGonzalo y el primer empleo
Noticia siguienteDivina precisión