Merezco una vivienda

Todos deberíamos tener una vivienda digna.

Sería muy bonito.

Primero habría que definir concretamente qué es eso de vivienda digna. Porque las posibilidades van desde un simple techo donde no se moje uno cuando llueva, a exigencias de tantos metros cuadrados, televisión, agua caliente y electricidad...

Sean cuales sean sus características, ninguna vivienda cae del cielo. Entonces es aquí donde cabe preguntarse:

Si todos merecemos una vivienda por haber venido a este mundo, ¿es obligación de quién proporcionárnosla? ¿Quién debe pagarla? ¿Qué implicaciones concretas tiene este derecho? ¿Significa acaso que si alguien tiene una segunda propiedad, que usa poco, el Estado debe quitársela para que un sin techo viva ahi? ¿Y el derecho del propietario dónde queda?

Hablar de derechos suena hermoso, bien intencionado, justo... Pero a la hora de proponer soluciones, todo el mundo es mudo o usurpador.

Después del ciclón David en República Dominicana, muchos refugiados se alojaron en propiedades abandonadas del dictador Trujillo en San Cristobal. Y pasaron muchos años ahí metidos sin que aquello pudiese calificarse de vivienda digna.

Y en Caracas, Chávez expropió un edificio a sus dueños para dárselo a familias que vivían en favelas, y esas familias no pudieron suplirlo con agua potable ni electricidad, y terminaron tirando los excrementos desde sus balcones.

Ni regalándoles un inmueble, lograron vivir dignamente.

El tema de los derechos en general debería ser tratado con más sensatez y menos demagogia. Porque jamás se oye a nadie mencionar la responsabilidad que conlleva venir a este mundo (¿qué hace una pareja sin techo teniendo hijos?). Tampoco se insiste en el control de la natalidad ni se considera la injusticia de que muchos que luchan día a día para vivir tengan que pagar por un ejército creciente de gente que no produce lo suficiente.

El mensaje que manda el discurso político basado en derechos es el siguiente: “reprodúzcanse sin control, pues el Estado protector (con el dinero ajeno) les mantiene a sus muchachos y les garantiza vivienda y algo de educación y comida. No se mortifiquen, que los que que se han organizado para vivir con responsabilidad y sin pedir asistencia trabajarán para ustedes”.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAprender de los animales
Noticia siguienteCiencia