¡Toma la delantera!

Llega la hora donde no hay espacio para indecisiones ni dudas. El tiempo ha conquistado todos los mosaicos y dar el siguiente paso es vital. Saltar sin vacilaciones y proseguir, pero al blanco, sin renunciar a la paz, a la felicidad, sin siquiera concebir la idea de perderte la fiesta de tus temporadas altas. ¿Hacia dónde vas? La cobardía, las dudas y los ecos tormentosos no caben ni en las ranuras. Ellos han sido ladrones impenitentes de lo mejor de tu vida, pero hasta hoy. Un minuto es importante, este es tu tiempo. Toma la delantera indetenible de tu intensa carrera, nuestro Padre vela, cuidándonos aún de nosotros mismos. El diamante ha sido colocado en tu corazón y su luz estalla en el prisma tu visión.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorNo temor
Noticia siguiente¿De quiénes son?