La inmigración ilegal

A propósito de los diferentes planteamientos que se escuchan en la campaña electoral sobre el tema migratorio, en mi cuenta de Twitter escribí ayer que la tentativa de reducir el problema haitiano a una simple cuestión de derechos humanos o de discriminación racial, obvia uno de sus aspectos fundamentales, que es el fortísimo impacto económico y social que el flujo creciente e incontrolable de esa inmigración ilegal causa al país, especialmente en estos tiempos de virus.
Y es que por mucho que se trate de ignorar existe real e incuestionablemente desde una óptica nacional lo que podría considerarse como un problema, cuya solución debe ser enfocada sin prejuicios ni acusaciones de xenofobia. No se trata de un problema de carácter esencialmente racial ni mucho menos fruto de un resentimiento histórico, como en algunas esferas políticas y académicas se pretende.

Es un asunto mucho más grave y delicado, relacionado con la forma en que esa inmigración desbordada se refleja en la economía, en las costumbres y en el propio equilibrio político nacional. La pobreza y la marginalidad descomunal que existe en el estado vecino no es fruto de su relación con nuestro país. Y la capacidad dominicana para asimilar parte de esa pobreza es limitada, dado que también la sufrimos aunque en menor medida.
De modo que entender esa realidad no significa ser racista o anti haitiano.

Reducir la discusión y llevarla a tal simplicidad, no ayuda a encontrar una vía de solución aceptable para resolver el grave problema que implica una inmigración ilegal que tarde o temprano fracturaría las relaciones bilaterales.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAlgo de prudencia
Noticia siguienteVaguada y onda tropical causarán aguaceros esta tarde