¡Qué vida!

La vida cristiana no es una vida religiosa, es esa vida que crea en ti un estilo cuya tendencia se enfoca en lo sobrenatural, en vida abundante y triunfante. Esta vida no tiene como modelo a un Cristo crucificado; se define por creer que “todo” es posible, que el amor “todo” lo cubre, y que la esperanza resiste todos los inviernos. En ella no solo creemos en un Cristo vivo, sino que nos relacionarnos con el Todopoderoso, que está entronizado a la diestra de Dios. No tiene como objetivo simplemente sacarte de males, limpiarte de derrotas o bendecirte. Es mucho más, la vida cristiana no es otra manera de llevar una vida con estilo, es el “estilo de vida” de quienes aman a un Cristo vivo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorCruz no da señales de baja a sus 40 años
Noticia siguienteTSE: los delegados son figuras trascendentales del proceso