Cándida Montilla motorizó sociedad respetuosa de la dignidad de personas con trastornos mentales

Compartir

Desde el Despacho de la Primera Dama, con esta iniciativa que procura salud mental, se ha contribuido a que los usuarios recuperen habilidades de la vida diaria, social y laboral, si como la paz familiar y comunitaria

 Santo Domingo.- El Centro de Rehabilitación Sicosocial y Desarrollo Humano (RESIDE), del Despacho de la Primera Dama, funciona en la comunidad modelo de la Nueva Barquita, Santo Domingo Norte, desde febrero del año pasado, dando respuesta a una deuda social con la población que padece trastornos mentales, por mucho tiempo olvidada.

RESIDE, la más joven de las iniciativas de la primera dama Cándida Montilla de Medina, tiene por finalidad contribuir con la reinserción familiar, social y laboral del usuario con una condición mental que origine discapacidad.

El centro, bajo la coordinación doctor del César Mella y la dirección del doctor José López, ha procurado que el usuario sea productivo y que su condición no es una limitante para ser funcional en la sociedad.

Trabaja con la comunidad de donde proviene el usuario para promocionar y prevenir las enfermedades mentales, evitando así un aumento de la población que sufre de estos trastornos y disminuyendo el riesgo de crisis y la necesidad de ingresos en hospitales.

A través de este programa se ha contribuido a que los usuarios recuperen habilidades de la vida diaria, social y laboral, perdidas a consecuencia de la condición o adquirir las necesarias para su autonomía.

Entre marzo del 2019 y marzo de 2020, RESIDE incorporó al programa a 459 beneficiarios directos, de los cuales 173 son hombres y 286, mujeres. El 47% del total de usuarios tiene edades de entre 20 y 39 años. La mayoría tienen su residencia habitual en el Distrito Nacional y en la provincia de Santo Domingo.

En el caso de Santo Domingo, el 85.1% vive en municipio Santo Domingo Norte. En el mismo período, los beneficiarios indirectos suman 1,841 personas, calculados en base a la respuesta brindada por los usuarios sobre el número de personas con las cuales comparte residencia.

El programa es una de las metas presidenciales asumidas por el Despacho de la Primera Dama, e impulsada por Montilla Medida, en apoyo a las políticas de inclusión del gobierno del presidente Danilo Medina.

Con esta iniciativa la población ha encontrado la oportunidad de sentirse incluida en un centro de puertas abiertas y recibir los servicios para la reinserción, rehabilitación sicosocial, laboral y familiar dentro del mismo entorno familiar y social.

Una sociedad respetuosa de la dignidad de todas las personas

Montilla de Medina ha expresado que en cada una de las iniciativas del Despacho de la Primera Dama bulle la esperanza de cooperar con una sociedad más armoniosa, justa y respetuosa de la dignidad de todas las personas, sin excepción.

El perfil de usuario son personas mayores de 18 años y menores de 50, con una enfermedad mental, sin condición de uso y abuso de sustancias y que no esté sufriendo una condición de enfermedad orgánica que amerite una asistencia adicional.

RESIDE es un centro donde a las personas afectadas de trastornos mentales se les ofrece atención comunitaria, para mantener el apego a la comunidad y a la familia y donde la comunidad participa en la rehabilitación del usuario.

La entrada en operaciones de RESIDE ha contribuido a devolver la dignidad a las personas que sufren de una enfermedad mental y eliminar el estigma que existe, que los excluye y los lleva a pertenecer a una sociedad que es aparte.

Para la rehabilitación sicosocial del usuario se trabaja con musicoterapia, terapia de huerto y de pintura, paseos culturales y todo contacto con la comunidad.

RESIDE cuenta con el apoyo del Servicio Nacional de Salud y la supervisión del Ministerio de Salud Pública, a través del departamento de Salud Mental.

Además, cuenta con la colaboración PROMESE/CAL, Comedores Económicos, Junta Central Electoral, URBE/ La Nueva Barquita, INFOTEP, Fundación Rey Ardid y Fundación Manantial.

Quisiera que hubiera cien RESIDE en el país

Con tan solo un año de ejecución el programa ya tiene valiosos aportes y ha cambiado la vida de personas con condiciones mentales y la de sus familias.

Luis Manuel Cuevas, es uno de los usuarios de RESIDE, quien al hablar de su experiencia y su condición de salud, ha entendido que el suicidio es una mala experiencia y decisión, no solo personal, sino para la familia entera.

“Aquí en RESIDE nos enseñan y nos ayudan, en todo momento están con nosotros. Exhorto a quien tenga alguna condición que se acerque aquí, esto es muy diferente a cualquier consulta, me he recuperado en un 75% o más”, señaló Cuevas.

Me siento otra persona, añadió, gracias a todo lo que me han enseñado. Gracias a RESIDE y a todos los que nos dan su apoyo, quisiera que hubiera cien RESIDE en el país.

Mi familia es RESIDE

También, Nurys Montero, diagnosticada con depresión, agradeció de manera enfática por el apoyo. “Mi familia es RESIDE, el doctor López es un amor y nos atiende siempre con una gran sonrisa. La vida es muy importante y vale mucho, por lo tanto hay que cuidarla”, expresó.

Soy un antes y un después de RESIDE

Igualmente, Yadira Rosario paciente con bipolaridad y trastorno de ansiedad narró su historia de vida. Dijo que es sobreviviente de sí misma y que aprendió a cómo manejar si situación luego de entenderla.

“Yo había abandonado la idea de estar viva hasta que llegue a RESIDE. Soy un antes y un después, he entendido que tengo valores, que soy hermosa. Aquí llegamos muertos y nos vamos a ir más vivos que cualquiera”, manifestó Montero.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorFalta de indumentarias y equipos de protección preocupa a médicos ante incremento de COVID-19
Noticia siguienteTodavía no sofocan fuego en Envases Mundial