El petróleo cuesta 22.86 dólares más de lo que le gustaría al Gobierno

El petróleo cuesta 22.86 dólares más de lo que le gustaría al Gobierno
El petróleo cuesta 22.86 dólares más de lo que le gustaría al Gobierno

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este miércoles 1.2 %, colocándose el barril a 68.36 dólares. Eso significa que cuesta 22.86 dólares por encima de lo que estimó el Gobierno dominicano cuando diseñó el Presupuesto General del Estado para 2021.

En ese presupuesto, que es el vigente, se previó que el crudo de Nueva York, que es el de referencia para el caso dominicano se cotizaría a US$45.50.

Pero no ha sido y cada vez que el llamado “oro negro” se coloca al alza, posiblemente está empujando a que haya que variar planificaciones que se tienen. “Se la pone difícil al Gobierno”, porque conforme se eleva, empuja hacia arriba la factura petrolera.

Se le conoce como factura petrolera al pago (divisas) por las compras de los derivados del petróleo, que se importan sobre todo de Estados Unidos, donde se encuentran las principales refinerías que abastecen al país.

En el primer trimestre de 2021 esa factura subió en 24.9 % con respecto a igual periodo de 2020, según cifras oficiales.

Pero no solo el crudo se ha salido del “carril” esperado.

Lo han hecho otros commodities o materias primas que son de vital importancia para la producción nacional, incluyendo la de animales como los pollos, que son de gran consumo a nivel local. Se incluyen en esa parte, por ejemplo, la soya, el maíz y la grasa vegetal.

Varias décadas atrás la producción de energía estaba sustentada fundamentalmente en derivados de petróleo (más o menos un 88 %), seguida de  agua, por vía de hidroeléctricas (9 %) y el carbón (3 %).

Afortunadamente, un elemento que llegó a variar esa composición, se dio a partir del proceso de capitalización en el sector eléctrico.

Los combustibles fósiles comenzaron a ir descendiendo en su uso para generar y comenzaron a llegar otras fuentes al escenario dominicano, como el gas natural.

De acuerdo con un corte numérico de la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE, año 2018), para ese momento la matriz de generación eléctrica se componía de un 38.1 % de derivados de petróleo, 32.9 % de gas natural, 13 % carbón, 11.2 % agua, 3.1 % viento, 1.3 % biomasa y 0.5 % sol.

Todos esos números y fuentes de generación hacen de este país –según la organización privada- una de las naciones con las matrices de generación eléctrica más diversificadas de la región del Caribe.

En 2018, el 16 % de la matriz de generación del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI) se sustentaba en energías renovables, con 2,525.77 gigavatios-hora.

Hoy día, gracias a los proyectos inaugurados de ahí a la fecha, la proporción de energías más amigables al ambiente es más amplia.

Las estadísticas de la Comisión Nacional de Energía indican que en fuentes renovables de generación eléctrica entre 2011 y 2018 la inversión alcanzó los US$710.65 millones.

Entre las entradas más recientes de energías no convencionales al sistema está  la del parque de  fotovoltaica AES Bayasol, la primera operación de AES Dominicana 100 % renovable en la República Dominicana, con una inversión aproximada de US$60 millones.

AES Bayasol cuenta con una potencia nominal para inyección a la red de 50 megavatios, equivalentes a la energía necesaria para iluminar aproximadamente 26,000 hogares dominicanos, informó Juan Ignacio Rubiolo, presidente para México, Centroamérica y el Caribe de la Corporación AES, a mediados de mayo de este año, cuando se produjo la inauguración.

Esos US$60 millones de AES Bayasol se sumaron a los US$1,800 millones que el grupo ha invertido a lo largo de sus 24 años en República Dominicana, para apoyar al país con un visionario plan de crecimiento.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4