SANTO DOMINGO. El epidemiólogo José Ernesto Guerrero calificó el 2020 como un año insólito donde han sucedido cosas que el mundo no podrá olvidar.

“Realmente este virus se ha convertido en un azote para la humanidad y hasta ahora son muchos los casos y muertes que nos ha dejado la pandemia (…) El número de casos y muertes, nunca es el que sale, sino que son muchos más, por tanto esto no es el mejor indicador para saber el comportamiento del virus, los fallecidos no pueden esconderse”, manifestó a elCaribe.

Dijo que el manejo que se le ha dado al virus en el país no fue el mejor ya que hay lugares donde se ha controlado de manera exitosa porque actuaron rápido en la identificación de casos para aislar a los contagiados.

Sostuvo que desde el principio las autoridades actuaron con lentitud y destacó que el virus nunca se ha ido del país, sino que hay aumentos y descensos.

“Los epidemiólogos seguimos varios indicadores, algunos de estos es el índice de positividad que depende del número de prueba y del lugar, la mayoría de los países debe mantenerse un índice de positividad en un 10%”, expresó.

Indicó que es importante prestarles atención a las unidades de cuidados intensivos porque eso demuestra dónde están las debilidades del sector salud y sirve de alerta para saber cómo hay que prepararse.