Industria del ron lleva aún la pesada carga de la reforma de 2012

Industria del ron lleva aún la pesada carga de la reforma de 2012
Industria del ron lleva aún la pesada carga de la reforma de 2012

En los primeros meses del año actual, el ron en República Dominicana llevaba un crecimiento sostenido, pero debido a la aparición de casos de adulteración de alcoholes, ventas ilegales y muertes provocadas por su consumo, las ventas nuevamente se inclinaron a la baja.

Los números hablan sobre el revés sufrido por la industria.

En mayo las ventas se desplomaron un 40 %, en junio 42 % y en julio  un 22%, vistas de manera interanual, de acuerdo con cifras de la Asociación Dominicana de Productores (Adopron).

La raíz de la situación que vive el mercado de ron comenzó en el 2012, con la reforma tributaria que estableció un cambio al sistema impositivo, impactando la industria de bebidas alcohólicas significativamente a través de aumentos en los impuestos que pagan los consumidores. Los mismos en la siguiente manera: el Impuesto a las Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) aumentó de 16 % a 18 %,  el Selectivo Ad Valorem aumentó de 7.5 % a 10 %, el Selectivo sobre grado alcohólico (específico) aumentó en 2013 de RD$384.5 a RD$418.0 por litro de alcohol absoluto.

Este impuesto siguió incrementándose anualmente hasta mantenerse en el año 2017 en RD$595.4, provocando un incremento promedio en ese periodo de tiempo de un 10 % anual.

A partir de este año, se indexa trimestralmente con el IPC, alcanzando para el tercer trimestre del año 2021 un valor de RD$651.2 por litro de alcohol absoluto.

Un estudio presentado este miércoles por el economista Nassim Alemany, asesor de Adopron, indica que “el incremento de estos tres impuestos produjo un alza significativa en la cantidad de impuestos que se paga por cada botella de alcohol vendida en el mercado”.

Agregó que “luego de implementado el nuevo esquema fiscal, la Tasa Efectiva de Tributación (TET)  del ron pasó a promediar un 53 % que tenía en el año 2013 a un 66 % en el año 2020.

Eso significa que de cada RD$100 que se destinan a la compra de una botella de ron, aproximadamente RD$66 corresponden al pago de impuestos.

Este incremento de impuestos no afectó a todas las bebidas alcohólicas por igual, algunas de ellas llegando a disminuir su TET, como la cerveza, la cual pasó de tener una TET de un 48 % en 2013 a un 39 % en el 2020.

El cambio de estructura

 Según lo expuesto por Alemany, los cambios en la estructura de los impuestos selectivos tienen un impacto diferente entre los tipos de bebidas alcohólicas.

Citó como ejemplo que si se aumentara un 10 % el ISC Específico, esto provocaría un aumento de un 6 % en el precio de venta del ron, mientras que la cerveza solamente aumentaría un 2 %.

En cambio, ante un incremento de 5 puntos porcentuales en el ISC Ad-Valorem (de 10 % a 15 %), el precio del ron incrementaría un 5 % y la cerveza un 7 %.

Esto sucede debido a que la composición del precio entre ambas bebidas alcohólicas no es la misma, siendo el ron la bebida alcohólica que más afectada se ve ante la estructura impositiva actual.

Adopron advirtió que nuevas presiones tributarias al ron, que ya carga con el impuesto selectivo específico más alto de la región, generarían una caída de la producción formal e incrementarían el ilícito y la comercialización de bebidas adulteradas, que en los últimos dos años costaron la vida a más de 400 personas en el país.

La advertencia fue hecha en un encuentro con la prensa económica, en el que quedó demostrado que luego de la reforma fiscal de 2012, las ventas declaradas de ron llegaron a caer un 27 % de manera acumulada (2012-2019).

Esto representa una disminución de 3.4 millones de litros, volumen que a la fecha todavía no se ha recuperado.

Asimismo, al Estado le tomó seis años regresar a los niveles de recaudo real generados previo al 2012.

Desde el punto de vista de la Adopron, nuevas presiones tributarias al ron, que ya carga con el impuesto selectivo específico más alto de la región, generarían una caída de la producción formal e incrementarían el ilícito y la comercialización de bebidas adulteradas, que en los últimos dos años costaron la vida a más de 400 personas en el país.

El estudio indica que desde el año 2008, la producción de ron en República Dominicana ha experimentado varias etapas de crecimientos, caídas y recuperaciones.

Entre el 2012 y el 2019, las ventas declaradas de ron llegaron a caer un 27 % de manera acumulada, representando una disminución de 3.4 millones de litros, volumen que todavía no se ha recuperado a la fecha.

Comparando la variación en la producción con el resto de las bebidas alcohólicas para el mismo periodo de tiempo, el ron es la única bebida que se ha visto afectada luego de implementada la reforma tributaria del año 2012.

“Mientras que sus ventas disminuyeron en ese periodo de tiempo, la cerveza creció 13 % en su producción, el vodka (+129 %), el whisky (+133 %) y el vino (+177.

Ese incremento en el resto de las bebidas alcohólicas no se debe a una sustitución del consumo de ron, sino al mercado informal e ilegal que se creó, dijo Alemany.

La tendencia a la baja de ron se revirtió en el año 2020, cuando las ventas declaradas crecieron un 10 %.

Este incremento se produjo principalmente a la migración del consumo de productos informales que se había perdido en los últimos años, gracias a las acciones judiciales que se han tomado, pero no por un aumento del consumo de ron.

Según las auditorías de mercado que miden el mercado total de ron, el consumo disminuyó un 22 % durante el año 2020, provocado por la pandemia del covid-19.

El segmento de “bajo precio”

El economista Alemany, que estuvo junto a otros miembros de la Adopron en el encuentro efectuado en Blue Mall, del Distrito Nacional, agregó: “Teniendo en cuenta el incremento anual del impuesto selectivo específico, es necesario que las compañías productoras de ron absorban los incrementos de precios producidos por el aumento del impuesto o que de alguna forma no reflejen la estructura de costos y tributos que recaen en el sector".

"Una alta carga tributaria, falta de controles sanitarios y fiscales, la ausencia de un estricto régimen de consecuencias y una coordinación interinstitucional ineficiente fueron algunos de los factores que provocaron un surgimiento de nuevas marcas pertenecientes al segmento de bajo precio (…)”, continuó.

Desde su punto sus opiniones, esas nuevas marcas, con tan solo 2 años en el mercado, obligaron a las empresas formales a salir del segmento de bajo precio porque no podían competir con productos que se vendían a un 40 % y 50 % menor precio que aquellos que cumplían con sus obligaciones tributarias, apoderándose del mercado.

Todo eso causó una mayor informalidad en el sector ronero, el cual inició a través de la evasión fiscal y ventas ilegales, y ya está cobrando vidas humanas con la venta de productos tóxicos que se hacen pasar por bebidas alcohólicas tradicionales.

“Las consecuencias han sido costosas”, según Adopron. Ha habido pérdidas en impuestos no pagados de parte de la industria informal de más de RD$1,000 millones anuales, medio millón de cajas anuales que se han perdido en producción informal, creación de nuevas marcas de ron que no cumplen con las obligaciones fiscales y más de 400 casos confirmados por consumo de alcohol adulterado en los últimos 2 años, incluyendo decenas de pérdidas humanas.

Lo del consumo y las transacciones

La Adopron sugiere que el Estado debe limitar la aplicación de impuestos al consumo a productos o transacciones para los cuales se pueda identificar una externalidad relevante.

Por lo tanto, -expone la organización- dado que los impuestos selectivos no deben servir como herramientas para los ingresos generales, los legisladores deben evitar la tentación de sobrecargar los productos para obtener ingresos adicionales para fines de gastos generales.

“Esta situación ha provocado que la alta carga tributaria del país en el mercado de ron cause el efecto opuesto por el cual fue creado (mitigar externalidad negativa), provocando a su vez otras externalidades negativas, como la evasión de impuestos y muerte de personas por adulteración de alcohol”, apuntó la asociación que reúne a los productores formales y que operan bajo regla en la industria de ron de República Dominicana.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.