William y Harry más distanciados que nunca: estarán separados en el funeral de Felipe de Edimburgo

Los detalles del funeral del príncipe Felipe que él mismo planeó se revelaron este jueves, incluido la lista completa de 30 invitados y que Harry no caminará al lado de su hermano William durante el cortejo.

Los arreglos para el funeral se han estado preparando durante muchos años, pero el servicio conmemorativo tuvo que ser modificado a raíz de la pandemia. A la ceremonia solo fueron invitados familiares cercanos y amigos del patriarca del clan Windsor.

El duque de Cambridge y el duque de Sussex, que se reunirán por primera vez desde la explosiva entrevista de Harry con Oprah Winfrey, serán separados por su primo Peter Phillips, hijo de la princesa Anna, mientras caminan en fila detrás del ataúd de su abuelo.

Cuando el ataúd sea llevado a la capilla de San Jorge de Windsor, William se adelantará a su hermano mientras el resto de la familia real llegará en parejas. Los funcionarios del palacio de Buckingham confirmaron que los hombres de la realeza no usarán sus atuendos militares- una decisión de último minuto que tomó Isabel II para evitar humillar a Harry y que también beneficia a su hijo, el príncipe Andrés- pero sí sus medallas honoríficas.

También se conoció el coche fúnebre Land Rover que el propio Felipe de Edimburgo ayudó a diseñar. Un año antes de morir a los 99 años, el marido de Isabel II había solicitado un repintado en verde militar y modificaciones en la sección abierta donde estará su féretro.

Si bien la reina no participará en la procesión antes del servicio, el príncipe Carlos y su hermana, la princesa Ana, seguirán a pie la Land Rover especialmente modificada, que llevará el ataúd del duque a la iglesia. Se espera que el viaje dure unos ocho minutos.

Sus hermanos, Eduardo y Andrés, estarán detrás de ellos. William y Harry vendrán después, pero en lugar de hacerlo juntos, entre ellos irá su primo Peter Phillips. Y detrás de ellos estarán los últimos miembros de alto rango de la familia real británica, el esposo de Anne, el vicealmirante Tim Laurence, y el conde de Snowdon, hijo de la princesa Margarita.

Los miembros de la realeza que no participan en la procesión, como la duquesa de Cornualles, Camila Parker Bowles, y la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, se unirán a la monarca de 94 años para ver el desfile fúnebre llegando a la capilla. Esto también incluye a los parientes directos del lado del duque que estarán presentes, incluidos los sobrinos nietos de Felipe, el príncipe heredero de Baden y el príncipe de Hohenlohe-Langenburg.

Isabel II, como los 30 invitados al servicio, usará una mascarilla y se sentará sola de San Jorge en el Castillo de Windsor, con todos los participantes de la ceremonia siguiendo las pautas sanitarias y permaneciendo socialmente distanciados entre ellos.

Entre los invitados también se encuentran todos los nietos del duque y sus cónyuges, los hijos de la hermana de la reina, la princesa Margarita, y tres parientes alemanes de Felipe. También está invitada una amiga cercana del duque, la condesa Mountbatten de Birmania.

El resto de asistentes llegarán a la iglesia en coche y esperarán en el pórtico Galileo a que llegue el féretro seguido de la procesión. Serán la duquesa de Cornualles, la condesa de Wessex y Lady Louise Mountbatten-Windsor, la duquesa de Cambridge, Zara Tindall y su marido Mike Tindall, Beatriz de York y Edoardo Mapelli, Eugenia de York y Jack Brooksbank, Lady Sarah Chatto, la hija menor de la princesa Margarita, y su esposo, el duque de Gloucester, el duque de Kent, Edward George Nicholas Patrick Paul, y la princesa Alexandra.

No estará la duquesa de Sussex, embarazada de segundo hijo, que se quedó en Los Ángeles siguiendo consejos médicos. El príncipe Harry viajó solo y planea abandonar Londres el domingo para reencontrarse con su esposa que está con Archie.

“En el fondo se trata de un evento familiar. Seguimos las normas de la COVID-19 y, como hay un límite, Su Majestad quiso asegurar que quedaban cubiertas todas las ramas de la familia del duque, y ha tenido que tomar algunas decisiones muy difíciles”, afirmó un portavoz del palacio de Buckingham.

De acuerdo a una publicación del diario Infobae, será un grupo de los Royal Marine quien tome el féretro y lo lleve hacia el altar antes de comenzar el servicio a las 15h de la tarde, hora local, tras sonar el himno nacional. Se trata del cuerpo militar en el que Felipe de Edimburgo sirvió durante años y en el que llegó a ser teniente durante la Segunda Guerra Mundial. Las medallas y condecoraciones del duque se colocarán previamente en cojines en el altar de la Capilla de San Jorge.

El funeral se espera que dure aproximadamente 50 minutos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.