PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Una asistencia y un gran gol de Toni Kroos dio el triunfo 2-1 a un Real Madrid sin chispa antes del parón, de nuevo justo en el físico para acabar pidiendo la hora ante el Cádiz, que se levantó en el Santiago Bernabéu con el gol de Lucas Pérez y tuvo el empate en el tiempo añadido en la cabeza del ‘Pacha’ Espino.

De asemejarse a un equipo invencible a ver con buenos ojos el parón obligado por el Mundial. El Real Madrid pasó de la autoridad a la duda.

En cuanto rebajó su potencial físico, instalado en un momento de incertidumbre en el que cuesta brillar.

A dos puntos del Barcelona como mal menor a un bache de juego. Ante la obligación de ganar, se esperaba una salida en tromba. Nada más lejos de la realidad. Y cualquier rival que tenga enfrente el Real Madrid siente sus posibilidades de hacerle daño.

Lo sintió el Girona, que se llevó un punto de mérito del Santiago Bernabéu, el Rayo para asestarle su primera derrota liguera del curso con todo merecimiento y el Cádiz en el arranque.

Cuando parecía todo sentenciado y Courtois se acercaba a su primera portería a cero en su décimo intento en Liga, el portero belga cometió un error a un disparo de Bongonda. El rechace lo colocó en la escuadra Lucas Pérez para meter picante al final.

Con las fuerzas justas el equipo blanco, luchando hasta el final el Cádiz que lo intentó con un testarazo lejano de Negredo antes de acabar lamentándose en el minuto 93 de acción, cuando Lucas Pérez puso con calidad el balón picado a la cabeza del Pacha que, ante Courtois, remató arriba dejando escapar una gran oportunidad.

Posted in Fútbol Internacional
agency orquidea

Más contenido por Agencias