Teófimo López puso fin al reinado de Lomachenko

Compartir
Teófimo López ahora posee las cuatro fajas del peso ligero.

La madrugada de ayer, en la burbuja del emblemático hotel MGM de la ciudad de Las Vegas, Nevada, Teófimo López, de Estados Unidos, pero de origen hondureño, frenó al considerado “imbatible” boxeador ucraniano Vasiliy Lomachenko quien fue derrotado (por decisión) unánime en 12 asaltos.
Según observadores, lo “extraño” -ocasionado por el resultado del combate-, de la pelea, que fue transmitido por el canal argentino SPACE, es que con la convincente victoria de López se fueron al piso todos los vaticinios de expertos días antes del pleito que dijeron que Lomachenko iba a salir airoso de manera “cómoda”.

Asimismo, las casas de apuestas -que operan en las ventanillas de los hoteles y casinos de Las Vegas- perdieron mucho dinero debido a que colocaban el negocio 3-1 ucraniano 3-1. De hecho, hubo apuestas 4-1, también para ganar Lomachenko.

Las tres tarjetas de los jueces favorecieron a López ( 116-112, 119-109 y 117-111), aunque periodistas consideraron que los oficiales “abultaron” sus decisiones. Con su triunfo, el estadounidense-hondureño mejoró su expediente profesional de invicto en 16-0 con 12 éxitos por la vía del sueño
Además López, con solo 23 años de edad, ahora es dueño absoluto de las cuatro coronas de peso ligero avaladas por el Consejo Mundial de Boxeo, Organización Mundial de Boxeo, Asociación Mundial de Boxeo y Federación Internacional de Boxeo.
Fue en los últimos dos asaltos cuando la pelea se decidió a favor de López, quien penetró con efectivas combinaciones de “jabs”, ganchos de izquierda y rectos netos a la cara de su rival.

Lomachenko, quien sufrió su segundo fracaso en el pugilismo rentable (su foja ahora es 14-2), estuvo en el último asalto buscando “milagroso” nocaut. Lomachenko, furioso, fue a la ofensiva, pero ya era tarde...¡su reinado había terminado!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir