A la mujer preparada le cuesta conseguir empleo en el país

Guillem Martí, director del Centro de Investigación en Sostenibilidad en Barna, presenta resultados del estudio. Johnny Rotestán

Contrario al hombre, cuanto más nivel educativo tiene la mujer más difícil se le hace encontrar empleo en territorio dominicano.

Así se evidencia en el libro “El futuro del mercado de trabajo en República Dominicana” de Barna Management School, donde se expone el comportamiento de la oferta y demanda de trabajo en el país, proyecciones de tendencias y principales recomendaciones para reducir las brechas existentes.

Entre los hallazgos más importantes, se observa una preferencia por perfiles masculinos aún cuando las mujeres ostentan mayor formación educativa. En desventaja también están los jóvenes entre 18 y 29 años, puesto que la mayoría de empresas buscan personas entre 30 y 45 años. “La pandemia ha acentuado algunas de las asimetrías identificadas, tómese como ejemplo la disminución de la demanda de perfiles femeninos en las vacantes disponibles. Otras asimetrías se han consolidado, por ejemplo, la edad mínima de los perfiles buscados en las ofertas de empleo continúa siendo de 24 años y la máxima de 41 años”, indica el estudio.

En el segmento de los desocupados y que permanece por fuera de la fuerza de trabajo por inactividad, según el sexo, el 58.6 % es mujer y un 29.6 % es hombre, lo que evidencia que a nivel nacional el porcentaje de la población femenina desocupada casi duplica a la masculina.

Al tener en cuenta el mismo período del año anterior, (tercer trimestre 2020 versus 2019), el grupo poblacional femenino se ha visto más afectado por el desempleo generado por la pandemia, puesto que se incrementó la inactividad de las mujeres en 6 puntos porcentuales, en tanto en los hombres en 4 puntos.

“Lo anterior corrobora los hallazgos de diversos estudios, que mencionan una mayor acentuación problemática de desempleo en las mujeres, explicada en parte porque estas últimas se han empleado más en áreas ocupacionales vinculadas con el sector turístico y menos ocupadas en sectores de tecnología”, destaca el informe.

Incentivos fiscales para promover la igualdad

En la investigación se plantea la oportunidad de formular y desarrollar políticas con incentivos fiscales que estimulen la igualdad de empleabilidad e ingresos por sexo, dando cumplimiento a la Estrategia Nacional de Desarrollo, en lo referente a establecer la integración del enfoque de sexo como eje transversal, y a la vez contribuir con la observancia del quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible. El estudio, que es el resultado de dos años de investigación, muestra una importante demanda de personal con capacidades en TIC y dominio del inglés.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.