Aparente calma en zonas vulnerables

Una mujer que vive a orillas del río Isabela aprovecha el sol para tender la ropa.

En aparente calma estuvieron ayer las zonas vulnerables de la ciudad tras el paso de los fenómenos atmósfericos que circularon la semana pasada por el territorio nacional.

Luego de la amenaza que representaron para el país la tormenta Fred y la depresión tropical Grace, volvió a salir el sol para esas comunidades en las que se efectuaron evacuaciones ante eventuales crecidas de ríos y cañadas, así como deslizamientos de tierra.

Al visitar la comunidad de El Túnel, en el barrio Capotillo, se observó que las personas cuyas casas dan hacia orillas del río Isabela retomaron sus actividades del hogar.

Muchos de los lugareños aprovecharon el cese de las lluvias para salir del interior de sus viviendas y lavar sabanas, ropas, así como para asear su entorno.

Otros prefirieron acondicionar algunas zonas de sus casas visualizándose en pleno arreglo de ventanas y puertas de madera.

“Uno se la pasa remendando la casita. Si viene una brisa fuerte y se lleva parte de una puerta o una ventana hay que repararlo con lo que aparezca, porque aquí es que uno vive”, expresó Cornelio Pérez, un habitante del lugar.

Pérez informó que vive desde hace 15 años en ese “ranchito” junto a su familia.

Lamentó que por no tener suficientes recursos expone a sus dolientes a la insalubridad, debido a la cercanía del desagüe de la cañada de El Túnel.

“Uno vive con el corazón afuera casi, cuando los hijos se le van del lado a uno para ir a jugar cerca de esa cañada. Eso es lo que ven, y lo que tienen”, contó.

El señor narró que a esa angustia se suma la proximidad al referido afluente.

Refugiados regresan a sus hogares

Las 18 personas que fueron refugiadas en la escuela Salomé Ureña del callejón El Túnel regresaron a sus hogares.
De acuerdo con informaciones ofrecidas por un personal de ese centro educativo, los refugiados retornaron anteayer a sus antiguas viviendas sanos y salvos.

De acuerdo con el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), en el Gran Santo Domingo, el único albergue que aún tiene a personas bajo su protección es el de la escuela Elvira de Mendoza, situado en Los Mina en Santo Domingo Este.

Entre esas personas, siete son niños, provenientes de la comunidad La Javilla que da hacia la ribera del río Ozama.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.