Condenan a 30 años a agresores de Yocairi

El Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó a 30 años de prisión a cada uno de los acusados de atacar con ácido del diablo a Yocairi Amarante. Las juezas dispusieron que Willy Monegro, principal imputado y expareja de la víctima; Pedro Sosa Méndez y Joan José Féliz cumplan la pena en la cárcel pública del kilómetro 15 de Azua.

El tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó la tarde de ayer a 30 años de prisión a tres hombres encontrados culpables del ataque con “ácido del diablo” contra la joven Yocairi Amarante.
Willy Antonio Javier, expareja de la víctima; Pedro Alexander Sosa Méndez, alias Alex; y Joan José Féliz, conocido como el Pinol, cumplirán la pena en la cárcel pública del 15 de Azua, según la decisión de las juezas Arlín Ventura, Milagros Ramírez y Leticia Martínez.

Las magistradas acogieron la solicitud del Ministerio Público, de 30 años de prisión, debido a que pudieron comprobar que los acusados incurrieron en actos de tortura y barbarie, además de violencia doméstica y de conformar una asociación de malhechores.

El Ministerio Público sustentó su acusación con diferentes pruebas documentales, testimoniales, materiales, periciales e ilustrativas con las que demostró la culpabilidad de los acusados y que fueron tomadas en cuenta por el tribunal para imponer la pena máxima en contra de los tres imputados.

¿Cómo ocurrió la tragedia?

Según el expediente de la Fiscalía del Distrito Nacional, Willy Antonio Javier, expareja de Yocairi Amarante, ofreció 25,000 mil pesos a Pedro Alexander Sosa Méndez para que se perpetrara el ataque con la sustancia corrosiva que le desfiguró el rostro a la joven y parte de su cuerpo. De adelanto le dio 3,500 pesos y prometió entregarle el resto cuando terminaran con el encargo.

Agrega que el 25 de septiembre del 2020, Sosa Méndez la siguió a bordo de una motocicleta, junto a Joan José Féliz, y se acercó al auto para que este último le lanzara la sustancia al rostro, mientras la víctima se desplazaba por el ensanche Luperón en el asiento delantero de un carro público, tras salir de su trabajo.

A causa de la agresión, la joven resultó con quemaduras graves en diferentes partes del cuerpo, por lo cual fue sometida a varias cirugías; también el conductor del carro público presentó quemaduras múltiples en brazo, costado y pierna derecha.

Estos actos, según el Ministerio Público, están tipificados como asociación de malhechores, actos de tortura o barbarie, violencia contra la mujer, heridas y golpes voluntarios, delitos previstos y sancionados en los artículos 265, 266, 303, 303-4 (numerales 7 y 10), 309 y 309-1 del Código Penal Dominicano.

Proceso de detención

Cuatro días después de que lanzaran ácido del diablo a la joven, la Policía capturó a Willy Antonio, padre de la hija de la víctima, en el sector María Auxiliadora, del Distrito Nacional.

Luego de Willy confesar que le pagó a Pedro Alexander para perpetrar el hecho, la Policía lo capturó en el sector de Los Guandules. Al ser entrevistado al momento de su captura, manifestó que quien echó la citada sustancia a la víctima fue su amigo Joan José Félix, quien posteriormente resultó detenido.

El 2 de octubre de 2020, un juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, dictó un año de prisión como medida de coerción a Willy Antonio junto a los otros dos, a cumplir en la cárcel 15 de Azua.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.