Discurso de Danilo Medina durante el clausura del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina

Compañeras y compañeros,

Muchas gracias a todos y todas por concederme el honor de presidir el Partido de la Liberación Dominicana.

Quien me iba a decir, aquel 18 de noviembre de 1973, cuando me sumé a ese grupo de jóvenes idealistas, liderados por el Profesor Juan Bosch, que un día me vería aquí, ante todos ustedes, presidiendo la mayor organización política de nuestro país.

Han pasado muchos años e innumerables batallas, pero lo que no ha cambiado es la razón que nos mueve a seguir aquí, en el PLD.

Servir, a eso vinimos. A servir al partido, para servir al pueblo. A poner nuestro mejor esfuerzo cada día, para seguir mejorando este país, elevando las condiciones de vida de los dominicanos y dominicanas.

A eso he dedicado toda mi trayectoria política, y a eso voy a dedicarme en cuerpo y alma, ahora, desde la presidencia del PLD.

Gracias de corazón por la confianza que depositan en mí para dirigir nuestro partido. Este PLD que tanto amamos y sin cuyas siglas no sería posible escribir la historia de la República Dominicana.

Este día, sin duda, marca un antes y un después para nuestro partido y para nuestro país.

¡Hoy finaliza un congreso sin precedentes y comienza una nueva etapa. Una etapa de renovación, reorganización, consolidación y, sobre todo, de crecimiento y fortalecimiento!!

Estos meses que nos hemos tomado para reorganizarnos y reflexionar han sido muy importantes.

Ha sido un congreso ejemplar, con discusiones francas. Donde todos los peledeístas, todos sin excepción, han tenido tanto voz como voto.

Hemos escuchado con la misma atención lo que tenían que decir los compañeros de base y la dirigencia.

Hemos dado muestra una vez más de la naturaleza profundamente democrática de nuestro partido y de nuestra vocación de diálogo.

Demostramos que podemos organizar una elección a nivel nacional, en medio de la pandemia, sin el más mínimo contratiempo.

Demostramos también que el voto electrónico funciona, cuando las cosas se hacen bien, con responsabilidad. ¿Qué otro partido puede hacer algo así en la República Dominicana? Solo el PLD.

Este ha sido un proceso ordenado, bien organizado y transparente, porque ese es el ADN de nuestro partido. Y, sobre todo, ha sido un proceso sano, revitalizador y alegre.

En este congreso nos hemos reencontrado realmente como compañeros y como compañeras. Y, por encima de todo, como la fuerza política que está al servicio del pueblo dominicano.

Ese es precisamente el espíritu de transformación que nos estaba pidiendo la gente. Este nuevo PLD que tenemos frente a nosotros. Más activo, más dinámico y más lleno de vida que nunca.

Pero además, también salimos de este Congreso recuperando lo mejor de nuestra historia, de la tradición de nuestro partido, que hace muy poco tiempo cumplió 47 años.

47 años desde que el Profesor Juan Bosch plantó la semilla de lo que sería el PLD hoy.

Una semilla que ha dado grandes frutos, de los que debemos sentirnos orgullosos.

Muchos de los aquí presentes vivieron todos esos procesos, desde el comienzo, como yo. Tuvieron fe en el PLD cuando solo era un partido de cuadros, y lucharon contra viento y marea.

Supieron acompañar las derrotas, al igual que después celebraron las victorias. Acumularon experiencia y saber hacer, hasta convertir al PLD en lo que es hoy.

Y por todo ello, pido un aplauso para todos esos compañeros que encarnan lo mejor de nuestra historia y que siguen hoy aquí, dando lo mejor de sí por el PLD!!

Con mucho esfuerzo y trabajo, pasamos de ser un partido de cuadros a un partido de masas y de ahí, a ser el partido de gobierno.

Un partido de gobierno que lideró durante 20 años la mayor modernización y transformación que ha visto nuestro país.

Porque los hechos son incontestables, compañeros y compañeras. Los hechos no se pueden borrar.

El metro, el teleférico, los elevados, la renovación de la infraestructura, eso no se puede borrar.

La reducción de las cifras de pobreza a la mitad.

La creación de cerca de un millón de empleos, no se puede borrar.

Las más de 26,000 aulas que construimos y las 11,000 que quedaron en construcción, la puesta en marcha de la tanda extendida y la lucha contra el analfabetismo en todo el país.

El 911 en todo el territorio nacional, ¡eso tampoco se puede borrar!

Los miles de kilómetros de carreteras en todo el territorio nacional y el servicio de atención vial.

La modernización de nuestra red hospitalaria, que ahora está siendo más útil que nunca.

El apoyo al campo en cada rincón del país, que nos permitió producir, no lo olvidemos, el 85% de los alimentos que consumíamos.

Las cifras récord de turismo, que llegaron a los 8 millones de visitantes.

Todas las iniciativas de República Digital, incluyendo más de 1,200 servicios en línea, ahora más necesarios que nunca por la pandemia del COVID-19.

La duplicación de la generación eléctrica en los últimos 8 años.

La construcción de decenas de miles de viviendas para todas las clases.

Todo esto y mucho más es real, es tangible y es la obra del PLD que no pueden borrar!!

Porque nosotros, los peledeístas de corazón, los que estamos aquí hoy porque sentimos el color morado en nuestras venas, sabemos cual es la verdad, aunque algunos quieran ocultarla!

Compañeros y compañeras,

Yo recuerdo muy bien cuando estaba en la posición de muchos de ustedes. Un militante recién ingresado al partido, pero con pasión por transformar el país.

Y hoy siento que esa misma pasión está presente aquí, en el corazón de todos ustedes. Sé que en nuestras filas sobra la energía para volver a dirigir los destinos del país.

Y me consta que hay talento para llevar nuestra patria a nuevos niveles de desarrollo y progreso!

La mejor prueba de que será así la tenemos en la enorme afluencia de personas que se están sumando, precisamente ahora, a las filas del PLD. Miles de jóvenes han sido juramentados en estos meses. Y decenas han sido elegidos para posiciones de responsabilidad.

Por eso, hoy quiero felicitar y reconocer a cada uno de los peledeístas que están compartiendo este momento histórico, a los que nos ven por la televisión y a los que nos siguen por las redes sociales.

Porque declararse peledeísta hoy es mucho más que una afirmación de principios. Es un acto de coherencia, lealtad y fortaleza, que muestra una vez más la talla de los hombres y mujeres que conforman este partido. ¡Nadie tiene una militancia como la nuestra, nadie!!

No olvidemos nunca nuestra propia historia: después de cada golpe, de cada deserción, de cada traición o momento de dificultad, siempre, siempre ocurrió lo mismo:

¡¡El PLD resurgió con mucha más fuerza!!

Abrió sus alas como el ave fénix, salió a la calle y logró conquistar nuevamente los corazones de los dominicanos, para dirigir los destinos del país.

De la misma forma, no les quepa duda, después de la tormenta pasada, hoy estamos resurgiendo. Con más fuerza, con más capacidades, con más experiencia y con más energía que nunca!!

Recuerden esta fecha, 14 de marzo de 2021, porque en unos años podrán decir que estuvieron aquí y que ese día comenzó a crecer la nueva ola morada!

Este día marca el principio de la que será, sin duda, nuestra etapa de mayor gloria. El PLD está de vuelta, señoras y señores. Con más fuerza, con más ideas, con más talento. Y nadie, absolutamente nadie lo va a detener!!!

Personalmente, debo decirles que me siento más orgulloso que nunca de liderar este partido de hombres y mujeres valientes y comprometidos.

Gracias a todos por ser parte de esta nueva era que hoy comienza! Ustedes hacen que la política valga la pena.

Cada uno de ustedes está demostrando hoy que está comprometido con el PLD. Que tienen convicciones, una conciencia limpia y espíritu de partido.

Damos también la bienvenida a todos aquellos nuevos miembros provenientes de otras organizaciones políticas, que han decidido sumarse a nuestro partido.

¡Bienvenidos, bienvenidos todos! Esta es su casa. Contamos con cada uno de ustedes y con toda nuestra militancia para llevar este partido a lo más alto muy pronto!

Y, por supuesto, quiero felicitar especialmente a todos los que han sido elegidos para asumir responsabilidades de dirección en el partido.

A todos los compañeros y compañeras que conforman el Comité Central, a todos los compañeros y compañeras que han sido elegidos en el nuevo Comité Político y, muy especialmente, al compañero Charlie Mariotti, que ha sido elegido como nuestro nuevo Secretario General.

Ustedes son los encargados de poner en marcha el PLD de los nuevos tiempos, el PLD de la tercera década del siglo XXI, que marcará, como siempre lo hemos hecho, el rumbo de la política en nuestro país.

Este Congreso nos está transformando y fortaleciendo.

En el Comité Central se eligió más de un 30% de nuevos miembros menores de 40 años y más de un 20% de mujeres.

En definitiva, estamos asegurando que somos capaces de sumar lo mejor de la experiencia con la energía de los más jóvenes, como era en los primeros tiempos y como siempre debió ser.

Y en este proceso, los que pertenecemos a la generación fundadora de este partido tenemos la gran tarea de abrir las puertas a una generación más joven.

Por eso, quiero que todos demos una calurosa bienvenida a todos los que se incorporan por primera vez al comité central y al comité político del PLD.

Porque ellos serán los encargados de garantizar que todas las conquistas sociales logradas continúen y, sobre todo, de llevar nuestro proyecto aún más lejos, de construir el futuro que necesitamos.

De la misma forma, quiero pedir un reconocimiento para todos nuestros funcionarios electos en funciones públicas. Los senadores, diputados, alcaldes, directores municipales, regidores y vocales que durante estos próximos 4 años, dando ejemplo con su labor, van a demostrar que el PLD es la alternativa real de gobierno.

Ellos son los representantes de todos ustedes y les pido que todos acompañemos y apoyemos cada paso que den en sus instituciones.

¡Un fuerte aplauso de gratitud y reconocimiento para todos los compañeros que nos guiarán en los próximos años!

Vamos a trabajar a su lado, allanándoles el camino, para que por todas las venas de nuestro partido corra a raudales esa sangre nueva, esa nueva generación, que nos llene de vida y de energía.

Compañeros y compañeras,

Después de este Congreso, con la renovación interna que hemos emprendido, estamos más capacitados que nunca para salir con la cabeza bien alta a decirle a todo el mundo que estamos orgullosos de pertenecer al PLD!

Para eso nos ha servido este Congreso, para retornar la esencia de nuestro partido y adaptarnos a los nuevos tiempos, para acercarnos más a la gente y llevarle soluciones, como siempre lo hemos hecho.

Porque esa es nuestra gran diferencia. Nosotros no llegamos a las comunidades a hablar mal de otros, a dividir al país, a llevar el caos. Nosotros llegamos a ver qué se necesita y cómo podemos resolver.

Y así es como, nuevamente, vamos a ganarnos el favor de la gente. Pueblo a pueblo, campo por campo, calle a calle, familia por familia.

Amigas y amigos,

Somos un partido transformado y, lo que es más importante, estamos implementando medidas para que la renovación sea ya una constante y para que nuestra organización sea ejemplo de probidad y transparencia.

Porque el PLD se renueva, sí, pero lo hace afianzando más que nunca los principios éticos y democráticos que nos enseñó el líder y maestro, el Profesor Juan Bosch! Regresamos a lo mejor de nuestra esencia, diciendo NO a los privilegios y las malas prácticas.

En el PLD del 2021 no hay espacio para aquellos cuyos intereses sean distintos a los del país al que servimos.

Para ello se han tomado una serie de medidas, entre ellas que los miembros del Comité Político realicen cada año una declaración jurada de patrimonio, porque todos debemos predicar con el ejemplo.

También se ha dispuesto que el Comité Central dispondrá de una mayor facultad para supervisar los trabajos de la dirección partidaria.

Igualmente, se ha prohibido el uso de recursos económicos para hacer campaña interna. A partir de ahora, los votos se conseguirán con propuestas, con ideas, con el apoyo legítimo de las personas y nada más.

Asimismo, se han tomado medidas para evitar la acumulación de responsabilidades y facilitar la rotación.

Por ejemplo, los titulares de las secretarías no permanecerán más de dos períodos de cuatro años en el cargo. Y en lo que concierne a mi presidencia, prometo de forma voluntaria que mi tiempo en esta posición será de un solo período, es decir, hasta el X Congreso Ordinario del Partido, tiempo suficiente para que un nuevo líder pueda asumir la responsabilidad de dirigir el partido a partir de ese momento.

Y se estableció que los presidentes de Comités Intermedios cesarán en sus funciones si son elegidos como miembros del Comité Central.

A partir de ahora habrá, al menos, dos vicepresidentes del Partido, para coordinar el trabajo de los Secretariados Científico-Técnico y Partido-Sociedad.

Hemos reducido de 10 a 5 años el tiempo mínimo en el partido para que un militante pueda aspirar a ser miembro del Comité Central.

Además, estamos decididos a ser un partido de todos los dominicanos y dominicanas, de norte a sur y de este a oeste.

Por eso, en el actual Comité Central están representados prácticamente todos los municipios y distritos municipales del país.

Volveremos a ser el PLD que funciona como órgano de pensamiento, el PLD que traza el camino hacia el futuro y que se vuelca en la formación de los jóvenes.

Para ello, se ha dispuesto la creación de un Centro de Formación Política y Gestión, como un espacio de aprendizaje y encuentro para los nuevos militantes.

Porque no duden que el PLD va a ser un lugar de oportunidades y un partido donde la mujer tendrá participación igualitaria en la toma de decisiones y en los puestos de liderazgo.

Quiero que todos los que forman parte del PLD sepan que estamos aquí para comprometernos, una vez más, con todos ustedes.

Vamos a apostar por su formación, por su crecimiento, por sus ideas y porque asuman cada vez más responsabilidades.

¡Familia peledeísta!

Hemos dado grandes pasos en estos meses, pero nuestro proceso de renovación y transformación no ha hecho más que empezar. Ahora es cuando vamos a pisar el acelerador y llevarlo hasta el último rincón del partido y del país.

En los próximos meses, recorreremos todo el territorio nacional y escucharemos las voces de nuestra militancia y de toda la sociedad, para conformar el nuevo PLD.

Este no será nunca más el partido de uno o varios grupos de hombres y mujeres disputándose el control.

Será, tal como siempre lo quiso nuestro fundador, el partido donde se escuche la voz de todos y todas.

El partido en el que la participación democrática, el respeto mutuo y el trabajo honesto son el único camino hacia el éxito, sin atajos.

El partido en el que las normas se respetan, comenzando por las que rigen el comportamiento de este servidor de todos ustedes y en el que nadie está por encima de la ley, de nuestros Estatutos y reglamentos.

Somos el PLD de la militancia trabajadora, de la meritocracia y de la equidad de género.

El PLD que abraza las causas más nobles que mueven a nuestro pueblo: la defensa de los derechos humanos, la protección del medioambiente, la lucha por la igualdad de oportunidades.

La dinamización de nuestro partido llegará en los próximos meses a todas las estructuras provinciales, municipales y de seccionales; llegará a la conformación de todas las secretarías y comisiones; llegará a la revisión de procesos y, por supuesto, llegará a la creación de un nuevo proyecto de gobierno y de país, capaz, no sólo de dar respuesta a los problemas presentes, sino de diseñar la República Dominicana del futuro!

Pueden estar seguros: Vamos a ser nuevamente el partido de referencia, no solo en nuestro país, sino de toda la región.

Y les diré porqué: porque a lo largo de nuestra historia siempre hemos sido pioneros, siempre hemos sido el partido de la vanguardia y la innovación, el partido que mira hacia el futuro y sabe adelantarse a las necesidades de la gente.

Compañeras y compañeros,

Son muchos los retos y dificultades que enfrenta nuestro país hoy. Y ante esa incertidumbre, nosotros tenemos que trabajar más que nunca para ser una alternativa sólida y creíble, que lleve tranquilidad a los hogares dominicanos.

Pero no solamente por todo lo que fuimos capaces de construir en el pasado, sino por lo mucho que tenemos que aportar en el presente y el futuro.

Nuestra labor ahora es llegar a la gente con nuevas propuestas, con más soluciones y con un nuevo proyecto de país en el que se vea reflejada la nueva sociedad dominicana.

Haremos una oposición constructiva, pero firme y también esperanzadora. Porque el pueblo dominicano no necesita peleas políticas, ni luchas de poder. Lo que necesita son líderes capaces de encontrar soluciones a los problemas del día a día, esos que no pueden esperar; como la salud de las personas, los precios de la canasta básica o la educación de sus hijos.

Y ese es precisamente nuestro horizonte: poner al servicio del país, desde hoy, todo el talento y las capacidades de nuestra militancia para aportar soluciones.

No es necesario esperar tres años para activar el PLD. Este partido no se gestó como una maquinaria electoral. Se gestó como una institución al servicio de la gente y del progreso, dentro o fuera del poder.

Por lo tanto, para todo el que quiera trabajar, el momento es ahora y el lugar es este, el Partido de la Liberación Dominicana.

Porque desde hoy tendremos un partido dinámico, volcado hacia la gente, presente en cada pueblo y cada barrio, haciendo el trabajo que cada comunidad necesite.

Tendremos un partido moderno, adaptado a los nuevos tiempos y las últimas tecnologías, con equipos de trabajo especializados y capaces de dar respuesta a los grandes retos que enfrenta el país.

Tendremos un partido que escucha y que hace. Un partido lleno de oportunidades para aquellos que realmente quieran trabajar por la República Dominicana y sepan que esta es una labor de equipo.

Una labor en la que lo realmente importante no es brillar individualmente, sino lograr las grandes metas que nos trazamos, para que brillen nuestro partido y nuestra Patria.

Y tendremos, por supuesto, un PLD con la mejor oferta política y de liderazgo para los próximos procesos electorales, de eso pueden estar seguros. Ya se perfilan varios compañeros y compañeras que reúnen talento, experiencia, formación y compromiso político y social para optar por la candidatura presidencial para el año 2024.

Amigos y amigas,

Cuando hice pública mi decisión de no ser candidato a la presidencia de la República, les dije también que nunca me cansaría de servir a nuestra Patria.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.