PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El director ejecutivo del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), Wellington Arnaud, explicó este martes que para la construcción del acueducto múltiple Estebanía-Las Charcas en Azua, no se ha tomado ni una gota de agua del Salto Río Grande, ya que esa obra no se ha concluido todavía.

Dentro de los puntos a considerar en torno a las causas de la sequía en el Salto Río Grande, Arnaud destacó lo siguiente:

La obra Acueducto Múltiple Estebanía – Las Charcas consiste en una obra de toma, planta de tratamiento de 70 LPS y líneas que alimentará 3 depósitos, para llevar agua potable a más de 16,000 habitantes de Estebanía y Las Charcas.

Además, se alimentará Cañada Cimarrona, otra comunidad de la zona que beneficiará a más de 500 habitantes.

Señaló que la falta de agua en el salto es tan inconveniente para el INAPA como para aquellos que disfrutaban de la zona como un atractivo turístico.

Explicó que las tomas irregulares aguas arriba han disminuido el flujo del agua a un nivel tan bajo que afecta el medio ambiente y obstaculiza el acceso a agua potable por parte de miles de habitantes de las comunidades locales.

Actualmente, el proyecto se encuentra en fase de terminación y todavía no ha tomado ni está tomando agua del salto.

Enfatizó que las causas de la poca agua son de naturaleza ambiental (sequía y cambio climático).

Añadió que en la zona se  han instalado más de 30 tuberías y mangueras sin permiso, para servir sus cultivos.

Estos fenómenos ponen al Salto bajo una presión hídrica que supera su capacidad. INAPA busca solucionar este problema mediante la colocación de una única toma, lo que resultará en un menor impacto ambiental y en un flujo de agua con un comportamiento más regular.

Debido a estas instalaciones irregulares de tuberías y mangueras, el INAPA ha sostenido reuniones con el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) porque reconoce la necesidad inmediata del agua potable para los habitantes, agricultores y ganaderos de la zona.

«Hemos ido al campo en varias ocasiones para conversar con estos y proponerles la ejecución de un campo de pozos y un almacenamiento como solución. Estos pozos permitirían que los regantes se desconecten del río», indicó.

El proyecto Acueducto Múltiple Estebanía – Las Charcas, obra iniciada y ejecutada irregularmente por gestiones anteriores, ingresó al sistema de permisos del ministerio del medio ambiente el 3 de noviembre de 2020 bajo la gestión actual. Se realizó una inspección por los especialistas del ministerio el día 15 de enero del 2021 y los Términos de Referencia (TdR) fueron emitidos el día 5 de febrero y retirados por INAPA el día 3 de marzo 2021.

El acueducto ha sido construido dentro de un área protegida, el Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, específicamente sobre el Salto Río Grande, un importante atractivo ecoturístico, ejerciendo el mandato que establece la Ley 64-00  y respetando la Ley Sectorial de áreas protegidas, No. 202-04.

La obra ha sido construida bajo todos los criterios técnicos para mantener el agua limpia y sin sedimentos, y al mismo tiempo permitir que la estructura sea sólida con las crecidas del río.

Además, no se ha modificado la estructura natural existente y, al ser finalizada su construcción, el acueducto no eliminará el Salto Río Grande, sino que como hemos señalado – el plan es regularizar la toma ya existente asegurando un menor impacto ambiental.

El Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), mantiene sesión permanente con el Ministerio de Medio Ambiente, el INDRHI y la Academia de Ciencias para solventar la situación de una manera satisfactoria.

 

Posted in Destacado, PaísEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por El Caribe