OMS se aferra al hallazgo de una vacuna mientras pandemia sigue sin remitir

Compartir

Ginebra, 6 ago (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó hoy que ya son seis las candidatas a una vacuna contra la COVID-19 que se encuentran en la última fase de pruebas, lo que alimenta las esperanzas de poner fin a la actual pandemia, cuya curva de infecciones a nivel global sigue en fase ascendente.

El director del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló hoy en su participación virtual en el Foro de Seguridad de Aspen (EEUU) que estas seis posibles vacunas se encuentran en "fase muy avanzada", lo cual es "esperanzador".

El experto etíope quiso así matizar sus declaraciones de principios de semana, en las que afirmó que no había por ahora una panacea contra el coronavirus "y podría no haberla nunca".

De las seis candidatas más avanzadas, tres se están desarrollando en China, otras dos son objeto de estudio de farmacéuticas estadounidenses (Moderna y Pfizer) y una última es investigada por la firma británica AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, añadió que en cuanto alguna de ellas muestre buenos resultados "se pasará a la producción de la vacuna y se procederá a la inmunización de la población, pero hay que ser cautos y ver posibles efectos adversos antes de vacunar a miles de personas".

Recordó que junto a estas candidatas otros cerca de 160 laboratorios están trabajando para conseguir una vacuna, primera que se lograría contra un coronavirus.

Las autoridades de Rusia anunciaron el pasado fin de semana que una vacuna desarrollada por el Centro Nacional de Investigaciones Epidemiológicas y Microbiología Gamalei se encuentra en la última fase de pruebas y podría ser inoculada a parte de su población a partir de octubre, aunque la OMS se ha mostrado cauta al respecto.

La búsqueda de una vacuna se presenta como una necesidad cada vez más perentoria a la vista de que en muchos países, especialmente en América, las cifras de nuevos contagios siguen en fuerte ascenso, mientras en Europa, tras los desconfinamientos, se experimentan preocupantes rebrotes en muchas naciones del continente.
Las estadísticas de la OMS mostraron hoy que se ha rebasado la barrera de los 700.000 muertos en todo el mundo por la pandemia, y que más de 203.000 se han producido en Latinoamérica, región que está cerca de superar a Europa (con 214.000 finados) en número de fallecidos.

Los casos globales ascienden a 18,6 millones, y aunque en los dos últimos días se ha bajado a unos 210.000 contagios diarios tras rozarse casi 300.000 el 1 de agosto, la curva en forma de sierra de las últimas semanas hace temer que hoy o mañana vuelvan a batirse records de nuevas infecciones globales.

América, incluyendo Estados Unidos, roza los 10 millones de contagios (la mitad de ellos en Latinoamérica), mientras que Europa es la segunda región más afectada con 3,4 millones de casos, seguida del sur de Asia con 2,3 millones.

Por países, EEUU sigue siendo el país más afectado con 4,7 millones de infecciones, seguido de Brasil (2,8 millones), India (1,9 millones) y Rusia (871.000).

En la lista de los 10 países del mundo más afectados hay cuatro hispanoamericanos: México, Perú, Chile y Colombia, todos ellos en la franja de entre 330.000 y 450.000 casos.

México es además el tercer país del mundo con más fallecidos (48.000), sólo superado por EEUU (156.000) y Brasil (95.000).

La cifra de pacientes recuperados crece rápidamente y son ya 12,2 millones, mientras que un uno por ciento de los pacientes activos, unos 65.000, se encuentran en estado grave o crítico.

En la actual fase de la pandemia preocupa la creciente participación de los jóvenes como vector de contagio a través del ocio nocturno, las fiestas y otros eventos donde las reglas de distanciamiento físico y prevención (mascarillas, higiene de manos, etc) no siempre se respetan.

Estudios de la OMS revelaron esta semana que la proporción de personas de entre 15 y 24 años con COVID-19 sobre el total de contagiados se ha triplicado en cinco meses (del 4,5 por ciento en febrero al 15 por cien en julio).

En este contexto, los responsables de la OMS han apelado a que las generaciones más jóvenes adopten mayores responsabilidades para contribuir a que la pandemia sea controlada.

"Preguntaos si necesitáis ir a esa fiesta, a esa discoteca... si la transmisión comunitaria es baja, el riesgo también lo es, pero en zonas donde es alta, todo el mundo está en peligro", señaló Mike Ryan en una sesión de preguntas y respuestas para expertos de la OMS retransmitida el miércoles por redes sociales. EFE

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir