Oscar de la Hoya se arriesga a una tragedia

Oscar de la Hoya
Oscar de la Hoya

Oscar de la Hoya, otrora estelar boxeador estadounidense de origen mexicano, no hace caso a los consejos y se alista para regresar a los cuadriláteros tras 14 años sin tirar un golpe. Su edad es de 48 años.

Para el  pasado septiembre se había anunciado que tendría una pelea en el emblemático coliseo Staples Center de la ciudad de Los Ángeles, de donde es oriundo, y enfrentaría Vitor Belfort conocido atleta de las artes marciales mixtas.

Pero unos días antes de concretarse el combate (¿?) el propio De la Hoya reveló  (y se publicaron fotos de él sentado en una cama de un hospital), que "estaba afectado por la Covid-19)" y que, por lo tanto, su pelea tenía que ser cancelada.

Expertos del boxeo, al conocer que De la Hoya  ya no iba a pelear, declararon que  "ha sido la mejor decisión". Aunque su decisión se produjo tras ser afectado por la pandemia del coronavirus.

El peleador mexico-estadounidense, ganador de la única medalla obtenida por el equipo de boxeo de Estados Unidos en las Olimpíadas de 1976, montadas en Montreal,  Canadá,  hace más de un mes que está sanado. no está afectado por la Covid-19.

Cuando se pensaba que echaría para atrás su decisión de regresar a los ensogados, el propio ex ganador de seis coronas mundiales en diferentes categorías, ha declarado que "estaré listo para subir al ring".

En su última pelea profesional, celebrada en diciembre del 2000 en Las Vegas, fue vapuleado por el recientemente retirado púgil filipino Manny Pacquiao quien  lo despachó por nocaut técnico en noqueó en el noveno round. En ese combate se disputó el  cinturón del peso welter.

Antes, el cinco de mayo del 2000, también en Las Vegas (escenario:  arena del mítico hotel MGM), De la Hoya fue derrotado -por decisión dividida- por Floyd Mayweather Jr. En esa riña se puso en juego el cetro del peso mediano junior (154 libras) avalado por el Consejo Mundial de Boxeo.

De la Hoya se arriesga a lo peor

El consenso de los analistas es el siguiente: De la Hoya, hoy un próspero empresario boxístico, no debe arriesgarse…arriesgar hasta su vida con un intento de regresar con éxito al boxeo activo.

Como presidente de la poderosa promotora Golden Boy Promotions, ha ganado millones de dólares por lo que, se afirma, no tiene necesidad de volver a los ensogados ya con casi 49 años.

Hace tres semanas se registró un penoso caso: El que envuelve al excampeón mundial de los pesos completos Evander Holyfield, quien a la edad de 58 años, quiso regresar al cuadrilátero y fue humillado por el artemarcialista Vitor Belfort.

Los analistas también creen que las autoridades que gobiernan el boxeo mundial deben prohibirle a De la Hoya volver al pugilismo activo. ¡No permitirle volver a los cuadriláteros y de esa manera garantizar su integridad física!

¿Qué pasaría si De la Hoya, en su regreso al cuadrilátero, sufre un serio problema de salud? ¿A quiénes culpar?, se preguntan los mismos expertos del boxeo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.