¿Pueden propagar el COVID-19 los instrumentos de viento?

Compartir

Mientras las escuelas y colegios del mundo debaten cómo volver a abrir en medio de la nueva pandemia de coronavirus, los directores de banda y los músicos se preguntan cuándo, o si, la música podrá seguir su curso de manera segura. Un estudio publicado en la revista científica Science encontró que aunque los instrumentos musicales generan partículas en el aire que podrían transportar SARS-CoV-2, los riesgos para los artistas y la audiencia pueden ser manejables.

Casi no hay investigaciones sobre si los instrumentos musicales producen partículas en el aire, o aerosoles, que pueden transmitir el nuevo coronavirus. Por lo tanto, es imposible saber si mantenerse a 2 metros de distancia es suficiente para mantenerse a salvo de una trompeta a todo volumen.

Sin datos, las escuelas ya estaban cortando los ensayos de las bandas “por miedo”, dijo Mark Spede, presidente de la Asociación Nacional de Directores de Bandas Universitarias. Dada la amenaza potencial para la educación musical y el sustento de los músicos de todo el mundo, el grupo de Spede y la Federación Nacional de Asociaciones Estatales de Escuelas Secundarias recaudaron alrededor de USD 275.000 de más de 100 grupos artísticos para estudiar la seguridad de la actuación musical durante la pandemia.

Investigadores de la Universidad de Colorado (CU), Boulder, hicieron que cinco estudiantes músicos un cantante de soprano y clarinete, flauta, trompa y trompetistas ingresaran a una sala limpia, uno a la vez. La sala se usaba normalmente para la investigación de la contaminación del aire interior, y estaba equipada con sellos herméticos, y múltiples filtros de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA) eliminan casi todas las partículas del aire.

Los participantes realizaron una pieza solista corta con una amplia gama de notas altas y bajas y diferentes estilos de interpretación, incluyendo un coral suave y una marcha staccato. Los músicos inclinaban las aberturas de sus instrumentos hacia una serie de tubos que alimentaban un trío de monitores de partículas que detectaban aerosoles de diferentes tamaños. Un sistema de imágenes también capturó el flujo de aire alrededor de los músicos para visualizar dónde se movían las partículas.

Los resultados iniciales, que se publicaron en línea sin revisión por pares, mostraron por primera vez que los instrumentos pueden producir aerosoles en el rango de tamaños que pueden transportar el virus COVID-19. Estos aerosoles también pueden permanecer en el aire por largos períodos de tiempo, y diferentes instrumentos producen diferentes cantidades. Por ejemplo, la trompeta y el clarinete, que se extienden más directamente desde la boquilla hasta la abertura del instrumento, tenían mayores concentraciones de aerosoles.

Para reducir la propagación de aerosoles, los investigadores probaron cubiertas en los instrumentos, como una cubierta de tela para la abertura o un saco que cubre un clarinete completo; ambos redujeron efectivamente los aerosoles, en algunos casos a la mitad, sin amortiguar su sonido.

Otro equipo de la Universidad de Maryland, College Park, utilizó modelos de computadora para examinar si un músico infectado podría transmitir el virus en diferentes condiciones. El modelo confirmó la importancia del distanciamiento para evitar plumas infectadas. También sugirió que los sistemas de ventilación convencionales, donde el suministro de aire y el escape están en el techo, son menos efectivos que aquellos en los que el escape está en el piso.

Los resultados se suman al trabajo sobre el flujo de aire de los instrumentos. Un estudio en mayo de 2020 hizo que el viento de la Filarmónica de Viena y los músicos de cuerda tocaran después de inhalar una niebla que se ilumina con los faros cuando se exhala. Otro estudio, realizado en Alemania, rastreó el flujo de aire de los instrumentos de viento. Ambos descubrieron que los instrumentos producían menos flujo de aire que el canto (aunque las flautas producían más que otros instrumentos de viento).

 

Bernhard Richter, especialista en otorrinolaringología y codirector del Instituto de Medicina de Músicos de Friburgo, quien dirigió el estudio alemán, dice que los resultados iniciales de su equipo podrían informar recomendaciones de seguridad. Y dice que el nuevo trabajo en aerosol ofrecerá datos aún más sofisticados. “No sabemos lo suficiente sobre aerosoles ... y la cuestión crítica de cómo se están propagando”.

Los investigadores detrás del estudio de aerosoles ahora recopilarán datos de instrumentos adicionales, cantantes, bailarines y actores. Esos podrían dar una imagen más completa de los riesgos potenciales de rendimiento y mejorar el modelado por computadora sobre la efectividad del distanciamiento y la circulación del aire, dice Shelly Miller, profesora de ingeniería en CU que ayudó a ejecutar el estudio.

Con base en los hallazgos iniciales, las organizaciones que financiaron el estudio recomiendan que las salas de ensayo interiores y los lugares de actuación usen filtros HEPA y aumenten la circulación, y que los músicos usen cubiertas de instrumentos. También recomiendan dos metros de distanciamiento y que los artistas miren en la misma dirección, lo que podría limitar el tamaño de la banda u orquesta.

Miller dice que espera que más recomendaciones de datos permitan que las bandas toquen. “Es desgarrador detener estas actividades porque no sabemos si son peligrosas o no”.

Fuente: INFOBAE

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir