“Soy apasionada de la gestión de calidad”

Lora Castillo expresa que “como maestra, soy exigente con los aprendizajes y las competencias de los estudiantes”.
Lora Castillo indicó que en 2018, la Escuela Emiliano Espaillat obtuvo el primer lugar en el “Premio Greta a la Innovación Ambiental”

Quénida Altagracia Lora Castillo es, sin duda alguna, una maestra comprometida con la educación, pues no ha permitido que ningún obstáculo interfiera el proceso de aprendizaje de sus alumnos y alumnas, y sus casi cuarenta años en las aulas lo demuestran, pues cada día durante todo este tiempo, ha vivido para la enseñanza con ejemplar y creativa entrega. A los 17 años entró como maestra en el Colegio Secundario Francisco Cassó, en su natal Cotuí. Su experiencia y los méritos cosechados la llevaron, durante 22 años a la dirección de la Escuela Primaria Emiliano Espaillat. A la dedicación propia de su cargo, agregó una que solo puede florecer en el terreno de la humanidad: aprovechaba sus vacaciones para recuperar a estudiantes con calificaciones deficientes. En la actualidad, Lora Castillo, al ser jubilada fue contratada por la Universidad Tecnológica del Cibao Oriental (UTECO) para capacitar al personal de los centros educativos del Distrito 16-01 de Cotuí para implementar la “Estrategia de Formación Continua Centrada en la Escuela UTECO-INAFOCAM”.

1. Infancia
Nací en la comunidad de Caballero, hoy distrito municipal, rica en recursos naturales y en personas amables y solidarias; pertenece a Cotuí, provincia Sánchez Ramírez. Crecí en el seno de una familia muy valiosa, organizada y trabajadora, constituida por mis padres y 14 hermanos, el mayor falleció a los 61 años. Mi padre, Cándido Lora, fallecido, era un agrimensor empírico, mi madre, Florinda Castillo además de los quehaceres de la casa, era modista. Mis padres son héroes anónimos, trabajadores incansables, siempre preocupados por el bienestar de sus hijos, pues vivir en un campo aislado, con pocos recursos económicos, trabajando hasta más de 10 horas al día, con escasez de liceos y universidades, constituía un reto lograr que todos fuéramos profesionales. Un aspecto muy importante para nuestro crecimiento y unión familiar fue el hecho de vivir cerca de nuestros abuelos paternos, ellos nos daban mucho amor, nos apoyaban y motivaban para los estudios y nuestra formación en valores. Mis hermanos son una bendición de Dios, somos muy unidos, siempre nos juntamos con nuestra madre a la que cuidamos y apoyamos en todo lo que necesite”.

2. Gratos recuerdos
De niña me entretenía con los juegos tradicionales, no importaba el sexo, hembras y varones jugábamos pelota, trucámelo, beisbol. Junto a una prima, disfrutaba atrapar mariposas en el jardín de nuestra abuela paterna, aunque luego la dejábamos ir. Pero no todo era juego, debía colaborar en los trabajos de la casa de acuerdo a las posibilidades. Desde pequeña fui amante al trabajo, confeccionaba ropa para las muñecas que nos dejaban los Reyes Magos y recogía café de las plantas pequeñas cerca de la casa, porque mi padre me daba el dinero de la cantidad recolectada”.

3. Sus estudios
Desde mis primeros años, mostré interés por los estudios. Cuando tenía la oportunidad de manipular un libro o un periódico lo observaba detenidamente aunque no supiera leer. A los cinco años asistí a la Escuela Primaria de Caballero, estaba tan motivada que cuando llegaba a la casa me ponía a hacer las tareas antes de almorzar. Mi profesor de segundo grado, Manuel Antonio Cruz Bourdier, al ver mis competencias, le dijo a mi padre que me iba a preparar el tercero en vacaciones, entonces terminé la primaria hasta 8vo. grado a los 12 años. Me gradué de Bachiller en Ciencias Físicas y Matemáticas en el liceo Padre Fantino, de Fantino. Una vez el profesor de Lengua Española me dijo que tenía 90 puntos por la exoneración del examen y no acepté, preferí tomarlo para tener una mejor calificación. Realicé los estudios universitarios en el CURNE-UASD, donde obtuve el certificado de Estudios Superiores en Educación, Mención Matemática y Física, luego en la PUCMM el certificado de Estudios Superiores en Educación Básica. Allí fui premiada por Brador y E. León Jimenes por obtener calificaciones superiores, tuve el honor de dar el discurso de agradecimiento en representación de mis compañeros. En la Universidad Abierta para Adultos (UAPA) me gradué de licenciada en Ciencias de la Educación, Mención Educación Básica. En la Universidad Carlos III de Madrid, cursé el Máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas, entre muchos otros cursos y diplomados”.

4. Profesora
Al terminar el bachillerato en 1977, el director del Colegio Secundario Francisco Cassó de Caballero solicitó mi colaboración para mantener el colegio, con el objetivo de lograr un liceo público en la comunidad. La mayoría de los estudiantes eran mayores que yo, pero siempre primó el respeto y un ambiente propicio para el aprendizaje, aunque en condiciones antipedagógicas, pues había secciones que funcionaban en el patio porque el local era un salón comunal con escasez de asientos. Hice los esfuerzos posibles para que el colegio se desarrollara, cuando se marchaba un maestro y no había quien lo sustituyera, asumía la asignatura aunque significara un gran esfuerzo. Luego de más de tres años realizando diversas actividades, la oficialización del mismo fue una realidad en 1981, los jóvenes y gran parte de los adultos han adquirido su diploma como bachilleres y han continuado sus estudios universitarios, elevando en gran medida el nivel cultural de la población con la formación de cientos de profesionales, muchos de ellos son directores, maestros y maestras del liceo y de escuelas de la comunidad. En 1988 renuncié del liceo porque me fui a vivir al municipio de Fantino, donde fui nombrada como maestra en la Escuela Primaria Urbana Emiliano Espaillat”.

5. Directora
Cuando me nombraron directora de la Escuela Emiliano Espaillat, ya tenía 8 años como maestra. Cuando se originó la vacante, la asamblea de profesores me seleccionó para que ocupara el cargo, aunque al principio no acepté, porque me encanta la docencia. Fueron tantas las personas que se unieron en esta petición, que acepté el reto. Asumí la dirección en 1995 encontrando una infraestructura destruida, falta de higiene, de concientización e integración de los estudiantes a la limpieza, ya que el centro funcionaba en dos tandas con más de 1,500 alumnos que tiraban los residuos sólidos al suelo. Había falta de personal, de secretaria y de recursos económicos para mantenerlo, entre otras deficiencias. Como directora durante 22 años, logramos junto a un gran equipo transformar el centro en cuanto a infraestructura, higiene, cultura organizacional, calidad de los aprendizajes, evaluación y reconocimiento a los empleados y estudiantes, entre otros aspectos y nos convertirnos en el primer centro educativo del país en obtener tres galardones en el Premio Nacional a la Calidad. Durante mis años como directora tomé pocas vacaciones, visitaba el centro sábados y domingos para supervisar el cumplimiento de los empleados y el cuidado de la infraestructura cuando tenían actividades otras entidades. Cuando un empleado era nombrado y no asistía, o no hacía honor al salario, lo entregaba al Distrito Educativo, pues, constituye un acto de corrupción el pagar sin trabajar”.

6. Dedicación
Como maestra soy exigente con los aprendizajes y las competencias de los estudiantes. Cuando tenía alumnos con aprendizajes deficientes, dedicaba las vacaciones a recuperarlos para que tuvieran buen rendimiento en el curso posterior. Como el área de matemáticas, física y química resultan más difíciles, les explicaba las clases y nunca cobré por ello. En 1999, las autoridades intervinieron el centro para su reparación y ampliación; era tan grave la situación, que nos solicitaron entregar la infraestructura. Acudimos a la comunidad para reubicar los estudiantes y el mobiliario a iglesias, locales comerciales y de partidos políticos, clubes, casas de familia, Sala Capitular y aulas del Liceo Padre Fantino. Fueron dos años escolares de más limitaciones, había locales que no tenían sanitarios ni las condiciones pedagógicas mínimas, había que trasladarse a 20 lugares distintos a dar apoyo a los docentes y estudiantes. Algunos padres optaron por trasladar sus hijos a otros centros educativos, pero pudimos terminar el proceso sin que se perdieran las clases. En 2001 nos entregaron el centro, toda la problemática fue disminuyendo, priorizando el trabajo en equipo, la descentralización y la integración de la comunidad”.

7. Proyectos
La Escuela Emiliano Espaillat de Fantino fue favorecida para poner en ejecución varios proyectos, como la instalación de biblioteca escolar y de un Aula Virtual para la Enseñanza (Proyecto AVE), en el año escolar 2001-2002, con lo cual inicia la incorporación de la tecnología en la práctica educativa; el de Enseñanza del Idioma Inglés desde el nivel inicial hasta cuarto grado de básica y el de Instalación de Rincones Tecnológicos en el nivel inicial, en el período 2004-2008. En el año escolar 2011-2012, la escuela se constituyó en el centro educativo con más estudiantes (1,000), incluidos en el proyecto piloto para la Implementación de la Jornada Escolar Extendida. Aunque existían más centros educativos, nos causó muchas dificultades bajar la matrícula, pues los padres y los estudiantes de la tanda vespertina se negaban a trasladase a otros centros educativos. En los se asignaron recursos económicos para suplir las necesidades y para el pago de monitores para los talleres curriculares, eso permitió que los estudiantes tuvieran avances muy significativos en las artes y los deportes. Luego los recursos fueron suspendidos al incorporar otros centros educativos al programa y continuamos laborando los talleres con muchas dificultades. Años más tarde, fuimos privilegiados con el proyecto de enseñanza de robótica, en el cual los alumnos siguen desarrollándose”.

8. Gestión de calidad
Siempre he sido una apasionada de la gestión de calidad, implementé en el centro a partir de 1999, el Modelo Total Quality Management (TQM), con el que se inició a mejorar los procesos y a documentarlos. Aplicar este modelo sentó las bases para obtener muy buenos resultados en la participación del Premio Nacional a la Calidad 2006. La Emiliano Espaillat fue la primera que elaboró y ejecutó un Plan Estratégico en el Distrito Educativo 16-02. Como directora, trabajé con el Modelo de Gestión de Calidad Marco Común de Evaluación o Modelo CAF desde 2006, con la coordinación y apoyo de la SEAP, actual MAP, esto permitió obtener tres galardones en el Premio Nacional a la Calidad y Reconocimiento a las Prácticas Promisorias en el Sector Público: Práctica Promisoria 2006, Medalla de Bronce 2008 y de Plata 2011. La escuela se convirtió en el primer centro educativo, a nivel nacional que obtuvo galardones en el Premio Nacional a la Calidad. Por esta razón, fue seleccionada para participar como panelista y expositora en diferentes congresos y seminarios de la SEAP, del Ministerio de Educación y del Congreso del CLAD realizado en Cartagena de Indias, Colombia, en 2012. Logramos obtener tres Premios a la Calidad sin la asignación de recursos económicos del MINERD, gracias al apoyo de la comunidad y de los actores del proceso educativo”.

9. Agradecimiento
El MINERD nunca envió un funcionario a visitar el centro por los premios obtenidos, mucho menos incentivar al personal para que siguiera realizando un trabajo con calidad. Sin embargo, el ministro de Administración Pública de entonces, Ramón Ventura Camejo nos visitó tres veces y gestionó ayudas para eficientizar los procesos del centro, fue la institución que más nos ayudó a desarrollarnos y a capacitarnos”.

10. Su esposo
Mi esposo Francisco Eduardo Abreu Martínez, nos conocimos en la postrimería del 1977 cuando llegó a la comunidad de Caballero a dirigir el Núcleo Escolar, nos casamos en diciembre de 1980. Nuestra relación ha sido muy estable, caracterizada por la comunicación, la comprensión, el amor, la tolerancia y el esfuerzo de complacer, de hacer sentir bien a la pareja. En esto han influido las similitudes entre la formación familiar de ambos, el nivel académico, forma de percibir el mundo y el tener gustos afines. Además, ha sido de gran importancia en nuestra relación, el haber pertenecido al Movimiento Familiar Cristiano, eso nos permitió ser charlistas en los cursillos prematrimoniales. Mi esposo se ha convertido en un ser imprescindible en mi vida, además de demostrarme mucho amor, es mi protector, mi mayor apoyo en todos los proyectos”.

Reconocida con la Medalla al Mérito

He recibido muchos reconocimientos y certificaciones a lo largo de mi carrera. La Medalla al Mérito de la Mujer Dominicana fue para mí una sorpresa, nunca pensé que era merecedora de tan alta distinción, porque a 10 años de obtener tantos logros, tuvo que haber un cambio de gobierno para que las altas instancias reconocieran mis aportes al sistema educativo dominicano. Me sentí más que satisfecha al recibirla, también en representación de tantas personas que me apoyaron y colaboraron para que nuestra gestión fuera exitosa y se convirtiera la Escuela Emiliano Espaillat en un referente a nivel nacional e internacional. Agradezco a la Oficina de la Mujer en Fantino que me postuló, a la Ministra de la Mujer, Maira Jiménez y al Comité Evaluador por seleccionarme entre un selecto grupo de mujeres. Agradezco de forma especial al presidente Luis Abinader y la primera dama, Raquel Arbaje por su fino trato y hacernos sentir tan importantes para nuestro país”.

Consagración
Mis hermanos son una bendición de Dios, siempre nos juntamos con nuestra madre a la que cuidamos y apoyamos en lo que necesite”.

Desarrollo
Como directora, trabajé con el Modelo de Gestión de Calidad Marco Común de Evaluación o Modelo CAF, con el apoyo de la SEAP, actual MAP”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4