PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El cineasta trabaja en historietas para que los niños y adolescentes para que conozcan hechos históricos dominicano

Etzel Báez tiene fama de salmón, porque siempre va contracorriente. Ese tipo de personas no solo son necesarias, sino que por lo general hacen uso constante de la creatividad para sobrevivir. El martes 27 de septiembre a las 6:00 pm se cierra una semana sobre Amín Abel en la UASD, donde Báez es profesor. Allí exhibirá su película “339 Amín Abel Hasbún, Memoria de un Crimen”. Mientras tanto trabaja en un proyecto también conectado con su interés de que la historia no se olvide. Lo hace a través de historietas.

Su relación con este tipo de arte visual viene desde antes de su adolescencia, cuando se valió de ellas para alfabetizar en barrios marginados de Santo Domingo. Pasó el tiempo y un día se reencontró con su amigo de la infancia Abel Raimundo. Sus afinidades los llevan a crear un story board de un cuento de Juan Bosch, que al no poder filmar, convirtieron en una historieta de corte histórico, hasta que lograron crear la del Crimen de las Hermanas Mirabal. Ya llevan varias historietas publicadas, algunas aún por publicar.

¿Son impresas o digitales?
De inicio son impresas. Pero estamos practicando una especie de videografía con cada una. Y empezaremos con algunas escenas para el documental “Los Palmeros”, que se estrenará en octubre. Entonces, todo lo que hemos venido haciendo será adaptado al cine, primero como videografía y quien sabe después si logramos animaciones, aunque todas mis historias son adaptadas de guiones míos.

¿Qué cantidad ha sido impresa?
El Archivo General de la Nación imprimió mil ejemplares que se agotaron en el mismo mes que se lanzó.

¿Crees que la historieta como lenguaje visual puede ser interesante para las nuevas generaciones?
Digamos que así es como conocemos el mundo antiguo. Todos los personajes históricos, la vida, hechos históricos de gran trascendencia, etcétera, los conocemos porque alguien los dibujó, los pintó, y hoy se usa mucho en la enseñanza de la historia, propiamente. Pero tiene un gran mercado desde antaño que incluso ha servido para adaptar ficción con Superman, Batman, La Mujer Maravilla, los siete fantásticos, Tarzán… que pueblan el imaginario popular. La historia no se concibe sin las ilustraciones de todos conocidos. Las ilustraciones se usan incluso para documentales y lo vemos mucho cuando una víctima dice al ilustrador cómo es la fisonomía del agresor para poder atraparlo.

¿Cómo comenzaste con este esfuerzo?
Tuve primero que aprender el guión de historieta. Después Abel y yo nos hemos adaptado al punto en que nos adivinamos ideas y conceptos.

¿Por qué no pruebas a convertir las historietas en cortos animados?
Ya lo estamos haciendo en cortometrajes de 1 minuto. En octubre ya empezarán a salir para el Archivo General de la Nación.

¿Te has acercado al Ministerio de Educación o a Efemérides Patrias, crees que podrían convertirse en patrocinadores de esa posibilidad?
En Educación hubo un acercamiento, pero nunca hemos tenido suerte, como igual ha sucedido con Efemérides Patrias. Con Participación Ciudadana hicimos uno sobre corrupción que quedó de lo más chévere, pues se usó en talleres. Quien tuvo la visión entonces para aceptar fue el actual director de Compras y Contrataciones del Estado, Carlos Pimentel. Pero también me he acercado a muchas otras entidades.

Creo que el gran patrocinador de todo esto que estamos haciendo, primero debe ser porque se tenga la visión y conocimiento por parte de quienes dirigen la cuestión pública, como es el caso del AGN donde hemos tenido apoyo total y también orientación y fomentando nuestra creatividad. Quizás en otras altas esferas no se han enterado o no se han dado por enterados. Este es un trabajo muy técnico que requiere de altísima entrega y energías para desarrollar. Yo me lo he propuesto y sostengo con mis escasos recursos, patrocinando los trabajos para producir nuestras ideas.

Posted in A & E
agency orquidea

Más contenido por Alfonso Quiñones