Feria Internacional del Libro, Pedro Peix y Carmen Natalia

Afiche de la XXIV Edición de la Feria Internacional del Libro.

La 24 edición de la Feria Internacional del Libro está dedicada a la Unión Europea y a la memoria de Carmen Natalia y Pedro Peix.
La Feria Internacional del Libro, que será inaugurada dentro de menos de un mes, está dedicada a homenajear al novelista Pedro Peix y a la poeta Carmen Natalia.

Carmen Natalia en cambio, era una poeta del dolor. Nacida hace 105 años, falleció a los 69 años de edad. Y es interesante que don Mariano Lebrón Saviñón escribiera sobre ella: “era de una poesía ágil y femenina, de alta categoría, que nada debe a Juana de Ibarbourou, Delmira Agustini o Gabriela Mistral y se yergue a la misma altura que ellas. Su poesía es un lirismo que brota fresco, como agua de la misma fuente de su corazón”.

En 1950 tuvo que exiliarse por razones políticas contra el trujillismo.

Su extenso poema “Llanto sin término por el hijo nunca llegado” le mereció un primer premio del Ateneo de Puerto Rico en el 1959. Otros títulos que completan parte de la obra de Carmen Natalia son “Alma adentro” (poesía); en teatro infantil adaptaciones de la “Cenicienta” y “La Bella Durmiente”, “El milagro de la Epifanía”, “Estampas de la vida de María”, “Ha caído un anillo al mar”, “El retorno de la reina Mab”, “Luna Gitana” y “Monólogo tras las rejas” y sus novelas “La Victoria” y “Cristóbal”.

Pedro Peix, la rareza literaria

Por su parte Pedro Peix fue un escritor de insospechada capacidad de asombro. Era un cohete que entraba en fuerzas G con inusitada rapidez y con inédita capacidad de ironía. Era lo que se llama un raro de la literatura, difícil de encasillar por la mezcla de géneros, voces, estilos, intensiones que era capaz de desarrollar en una narración.

Narrador, poeta, ensayista, columnista y crítico de arte, Pedro Peix había nacido en Santo Domingo el 20 de marzo de 1952, donde falleció el 12 de diciembre de 2015. Su figura era una presencia habitual de la popular Cafetera de El Conde.

Entre sus obras, casi todas premiadas, están: “La despedida” (1977), “Responso para un cadáver sin flores” (1978), “Los hitos” (1979), “La quimera de la muerte”, en 1992.

El escritor obtuvo Premio Nacional de Cuentos en 1977, con el libro “Las locas de la Plaza de los Almendros” (cuentos, 1978); “El placer está en el último piso” (novela, 1974); “La noche de los buzones blancos”, (cuentos, 1980); “El brigadier o la fábula del lobo y el sargento”, (novela, 1981); “Los despojos del cóndor” (novela, 1985); “Pormenores de una servidumbre” (cuento, 1985); “El parnaso de la memoria” (poesía, 1985).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.