PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En los años 1980, el Instituto Nacional de la Diabetes ofrecía servicios de oftalmología en el local de la avenida Barahona esquina calle Padre Pina de la ciudad de Santo Domingo, en el cual, la doctora Ángela Inés González realizaría una gran labor de organización de este servicio.  

Luego, para el año 1985, y a través de los desvelos incesantes del doctor Jorge Abraham Hazoury, se logra que la Fundación Rotaria Internacional, considerara el proyecto de equipar completamente el servicio de oftalmología del recién inaugurado Hospital Escuela para Diabéticos, en el sector Los Ríos.

Esa donación se consiguió bajo el seguimiento y la perseverancia del doctor Hazoury y con la ayuda de los rotarios dominicanos, y del doctor Carlos Canseco, insigne rotario Mexicano.

Hay que mencionar el papel de los rotarios dominicanos, representados por personas como Eligio Mella, Eudad Feria, Armando Rosenberg y César de Windt.

La persona escogida por la Fundación Rotaria, para verificar la viabilidad de ese proyecto, fue el doctor Leo P. Krall, quien fue un prestigioso diabetólogo de la Clínica Joslin y de la Universidad de Harvard en Boston y, presidente honorario de la Federación Mundial de Diabetes.

Se pudo equipar el Servicio de Oftalmología del INDEN con dicho donativo. El doctor Juan Batlle fue encargado de elegir y adquirir los equipos necesarios, y quedó como oftalmóloga la doctora Kenia Suárez.

En el 1988, el autor de este trabajo regresó  de España luego de especializarse en oftalmología en la Fundacion Jiménez Díaz, el doctor Hazoury me pide que ingrese a dicho servicio a trabajar como médico.

Siempre bajo su guía y orientación, logramos llevarlo al nivel de ofrecer cerca de 15,000 consultas por año.

Hemos de señalar que en 1995, al evaluar los diez años transcurridos tras la donación, la Fundación Rotaria Internacional señaló que la donación al INDEN era la que había sido más provechosa en América Latina, por la cantidad de pacientes atendidos.

Fue un gran orgullo para nosotros ese reconocimiento. En 1990, y con el aval de la Universidad Iberoamericana, nos tocó al doctor Cristóbal Fernández y a mí, fundar la Residencia de Oftalmología, que hasta la fecha ha graduado especialistas, todos excelentes profesionales.

Es preciso mencionar a algunos de los oftalmólogos que estuvieron en esos primeros años, en que trabajamos arduamente para que el servicio de oftalmología del INDEN ocupe el lugar que hoy tiene en la oftalmología dominicana.

Mencionaremos a los doctores Cristóbal Fernández, Belkys Angomás, Manuel Madera, Alfredo Mota, Tomás Vargas, Margarita Arbaje, Víctor Valette, Cynthia Cunillera, que junto a otros, dedicaron grandes esfuerzos para que el servicio fuera creciendo.

En la actualidad, el servicio de oftalmología del INDEN, ha inaugurado nuevos espacios físicos, magníficamente equipados, al servicio de nuestro país. Y además, ofrece hoy en día formación en varias subespecialidades en Oftalmología: tales como glaucoma y  estrabología.  Además de los servicios mencionados y de la consulta general, el INDEN tiene los departamentos de Córnea, Neuro Oftalmología, y Retina.

Ellos, junto a los residentes, se encargan de ofrecer el servicio de primera calidad que ofrecen a sus pacientes con problemas oftalmológicos.  

Es un hermoso homenaje al doctor Hazoury, quien ha creado y dirigido el INDEN, siempre bajo el ideal de servir a los demás, y sobre todo a los más necesitados.

En un hospital dedicado a la diabetes es imprescindible un Departamento de Oftalmología que cuente con todos los recursos de equipos y de personal.

Los residentes de oftalmología del Hospital Escuela Dr. Hazoury tienen la gran oportunidad de adquirir una  vasta experiencia al tiempo que ofrecen servicios de calidad a toda la población de nuestro país. Otro logro importante del Inden en su 50 aniversario!!

Posted in Historia de la Medicina
agency orquidea

Más contenido por Herbert Stern