Sobre el juramento hipocrático

Compartir

En nuestro país, se viene realizando hace un tiempo la “ceremonia de la bata”, en la que los estudiantes de medicina pronuncian el juramento elaborado por Hipócrates ( 460-370 antes de Cristo). El juramento original fue redactado en lenguaje griego antiguo, que fue traducido y se hicieron algunas modificaciones para ser aceptado por la iglesia católica. El médico es el profesional sobre el que recae la mayor responsabilidad de todas, ya que en su labor debe: Mantener la salud de sus pacientes, evitar que se enfermen, curarlos cuando se enfermen y rehabilitarlos posterior a una enfermedad severa o incapacitante. La importancia del juramento radica en que el médico se asegure, con todos los medios posibles de que el paciente pueda reintegrarse a la sociedad de una manera óptima, ya que camina entre la delgada línea entre la vida y la muerte, no de su propia persona, sino de sus pacientes, lo que le confiere la responsabilidad de salvarle la vida.

Se han hecho modificaciones frecuentes al juramento y en 2017 se realizó una de las más importantes intervenciones, cambiando algunas de sus frases. El juramento original empieza: “Juro y pongo a Apolo el médico, y Asclepio e Hygiea y Panákeia y a todos los dioses y diosas como testigos, dar cumplimiento en la medida de mis fuerzas y de acuerdo con mi criterio a este juramento y compromiso”, que se modificó a “Prometo solemnemente dedicar mi vida al servicio de la humanidad. Otro párrafo importante dice en el original: “Haré uso del régimen dietético para ayuda del enfermo, según mi capacidad y recto entender: del daño y la injusticia le preservaré..” Este fue modificado a “ Velar ante todo por la salud y el bienestar de mi paciente, y respetar la autonomía y la dignidiad de mi paciente”. En otras partes del juramento original se refiere a que el médico no debe proveer al paciente medicamentos letales ni deberá proveer sustancias abortivas. Esa parte fue cambiado a un parrafo que dice “Velar con el máximo respeto por la vida humana”. En el juramento de 2017 se agregó una sección que reza: “No permitir que consideraciones de edad, enfermedad o incapacidad, credo, origen étnico, sexo, nacionalidad, afiliación política, raza, orientación sexual, clase social o cualquier otro factor se interpongan entre mis deberes y mi paciente”.

Como vemos, el juramento ha sido adaptado a los tiempos y maneras de pensar modernos. “Tener al que me enseñó este arte en igual estima que a mis progenitores, compartir con él mi hacienda y tomar a mi cargo sus necesidades si le hiciere falta; considerar a sus hijos como hermanos míos y enseñarles este arte, si es que tuvieran la necesidad de aprenderlo, de forma gratuita y sin contrato; hacerme cargo de la preceptiva, la instrucción oral y todas las demás enseñanzas de mis hijos, de los de mi maestro y de los discípulos que hayan suscrito el compromiso y estén sometidos por juramento a la Ley Médica, pero a nadie más”. Ese parrafo es uno de los que con mayor claridad indica el aspecto gremial del juramento, al establecer a los alumnos la responsailidad de cuidar de sus profesores y si éste fuera incapaz, de proveer a los hijos del maestro de sus necesidades hasta que fueran autosuficientes. En la versión de 2017 se cambió por “ Otorgar a mis maestros, colegas y estudiantes el respeto y la gratitud que merecen”.

Pese a los cambios el espiritu del juramento busca comprometer al médico con los mayores niveles de ética y de empatía con los pacientes. Y desde luego, la armonía y el respeto entre colegas a todos los niveles.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir