Sobre la odontología dominicana

Compartir
Dedicado al doctor Rony Joubert

Desde la época de la ocupación haitiana de nuestro país, las labores de atención dental, se limitaban a extracciones de piezas infectadas o traumas, y eran realizadas sobretodo por barberos. Al decir del doctor Rafael Miranda, esos barberos fueron los pioneros en el arte odontológico dominicano. La necesidad provocó que vinieran a nuestro territorio dentistas extranjeros, pero por otro lado, algunos médicos tenían que tratar casos de dientes. En 1853, se votó la ley que exigía exequatur para ejercer como dentista, y en 1883 en la Ley del Juro Médico, se establecía que eran necesarios dos años de estudio y someterse a exámenes prácticos y teóricos para obtener la licencia.

Según el doctor Miranda, la odontología dominicana toma auge a la llegada de dominicanos que se habían formado como dentistas en el extranjero. Entre estos destacan Alberto Ricart, Alberto Gautreau, Abraham Santamaría y Héctor de Marchena. En el “Bosquejo histórico de la Odontología Dominicana” el doctor Ramón de Soto, menciona algunos odontólogos extranjeros que se radicaron en nuestro país, y a la par de su ejercicio, compartieron sus conocimientos con profesionales dominicanos.
Entre ellos se citan a los doctores Isaac McKay, Mario Tolosa y Carlos Lince. Sin embargo, todavía finales del siglo XIX, médicos dominicanos actuaban como odontólogos. Entre estos, los doctores Manuel Durán, José Ramón Luna y Felipe Urraca. El caso del doctor Julio Lyon, es particular, ya que estudió medicina, realizó estudios de oftalmología y luego en New York se graduó de odontólogo. En un escrito sobre la odontología debemos mencionar al doctor Rafael Kasse Acta, quien consideraba que la Escuela de Cirugía Dental, establecida en la Universdad de Santo Domingo, tuvo un gran impacto en la sociedad y de allí salieron profesionales como los doctores Alcibíades Ramírez, Manuel Pellerano, Cesar Romano y Gastón Dubreil, entre otros. En 1945 al inaugurarse los edificios de la Universidad de Santo Domingo en la Ciudad Universitaria, el de la Facultad de Odontología fue equipado con todo lo necesario para una adecuada enseñanza de la profesión.

En esos años se destacaban profesionales como el doctor Horacio Read, quien al decir del doctor Miranda: “ es uno de nuestros verdaderos valores intelectuales; artista del pincel, en cuyos óleos el color toma impresionantes matices y la forma, subyuggantes atractivos como si tuviera la virtud de llevar al liezno las intimidades escondidas en la naturalez. Escritor y pensador profundo. Docente y profesional brillante”. De igual forma se refiere al doctor José Aybar, a quien describe como culto orador, inquieto y activo. Fue profesor y decano de la Facultad de Odontología, pero además fue Secretario de Estado de Salud Pública y Diputado al Congreso Nacional. Al referirse al doctor René Puig lo cataloga el doctor Miranda como investigador eminente, quien vive en constante estudio y sirve de ejemplo como hombre consagrado a la ciencia. Uno de los más brillantes especialistas en cirugía bucal. Otro nombre es el del doctor Héctor Franco Santoni, a quien el doctor Miranda considera uno de los pilares de la modernización de la odontología dominicana.

Un odontólogo que debemos mencionar es el doctor Federico García Godoy, pionero en la odontología infantil junto al doctor Juan Sanabia. El doctor García Godoy era un culto escritor, autor de obras literarias y de investigación y quien dirigió junto al doctor Mariano Lebrón Saviñón la revista Paidos. Esa revista trataba temas de odontolgía y pedíatria. En el libro del doctor Miranda, publicado en 1960, menciona además la ortodoncia, y refiere a los doctores Rafael Hernández, Eusebio Pons y Anselmo Paiewonsky como los precursores de esa rama de la odontología.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir