Maestras jubiladas encuentran en las artes plásticas su segunda vocación

Teresa Lora de la Cruz.
Consideran que “siempre hay una motivación para seguir adelante”

Todas tenían la misma proyección: dedicarse a la pintura, luego de ser jubiladas, un deseo que siempre manifestaron y que les llamaba la atención, pero que por una razón u otra no tuvieron la oportunidad de desarrollarlo.

Hoy ese sueño se materializa y las reconocidas maestras jubiladas María Estela Jiménez, Marcia Ballantina Lorenzo, Ángela Abreu, Mercedes Moratín, Teresa Lora y Cristina García Santos, ahora se dedican al mundo de las artes plásticas, y presentaron “Colores y formas: trayecto de vida”, una exposición colectiva, a través de la cual quieren enseñarle al país que todavía tienen muchas cosas que ofrecer.

Teresa Lora de la Cruz, profesora fundadora del liceo nocturno Estados Unidos de América, donde fue directora, expresó que “la pintura es un sueño hecho realidad. Por eso, al enterarme de mi jubilación, comencé a buscar lo que iba a hacer, y aunque nunca le había puesto las manos a un pincel, escuché los consejos de una profesora de mi escuela que me motivó a acercarme al Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (Inabima), donde ofrecían diversos cursos, entre ellos de pintura”.

Se considera una persona “muy activa, por eso quiero llevar el mensaje de que cuando un maestro se jubila no todo está terminado, de que si queremos, podemos exhibir otra faceta de nuestras vidas, que en nuestro caso es la pintura, donde podemos poner en práctica esa creatividad y volver a lo que quisimos hacer desde nuestra infancia, pero que por alguna razón no lo pudimos hacer.

Ángela María Abreu Abreu, quien laboraba en el Centro Odontológico de Inabima, nos cuenta que a ella le surgió la idea cuando se iniciaba como maestra, pero como no podía estar en un grupo de pintura, “vi como un sueño que cuando me jubilaran me iba a dedicar a la pintura”.

Para María Estela Jiménez esta es una oportunidad que siempre esperó y agradece a la entidad la oportunidad que les otorga a los maestros jubilados de desarrollar sus habilidades artísticas. En tanto, las maestras Cristina García y Marcia Ballantina Lorenzo, jubiladas del Inabima, luego de expresar su satisfacción, destacaron que sus obras muestran el esplendor de las playas y los colores de la naturaleza.

Luego, Mercedes Altagracia Moratín exhortó a los demás profesores a que se acerquen al Inabima para que conozcan lo que pueden hacer en esta etapa de sus vidas, por considerar que “uno no se puede echar porque esté jubilado y pensar que se le pasó el tiempo. Al contrario, siempre hay una esperanza, y una motivación, para cada día salir adelante”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.