El truco de los tripulantes que frustraron el asalto de secuestradores iraníes a un petrolero

“Los iraníes están a bordo con munición”, denunció a través de la radio uno de los marineros del Asphalt Princess a las autoridades. Poco después, el navío fue abandonado a la deriva por los asaltantes, que nunca pudieron controlar el mando

Los secuestradores que capturaron un buque frente a los Emiratos Árabes Unidos en el Golfo de Omán y abandonaron el barco este miércoles fueron sorprendidos por un ardid de la tripulación del buque, que minutos antes había logrado comunicarse por radio brevemente para denunciar que hombres armados iraníes habían asaltado el petrolero.

Según fuentes del Reino Unido que dialogaron con The Times, había cinco o seis iraníes en el grupo de asaltantes, pero los marineros a bordo rápidamente se pusieron en acción y sabotearon los motores del barco para que no pudiera moverse más.

El incidente -descrito la noche anterior por el servicio militar británico de Operaciones Comerciales Marítimas del Reino Unido como un “posible secuestro”- reavivó los temores de una escalada en aguas de Medio Oriente y terminó con tanto misterio como empezó.

Los indicios de lo que ocurrió en el Asphalt Princess, de bandera panameña, surgieron de una grabación de radio marítima obtenida por la empresa de precios de productos básicos Argus Media y compartida con la agencia AP. En el audio, se oye a un miembro de la tripulación decir a los guardacostas emiratíes que cinco o seis iraníes armados habían abordado el petrolero.

Los iraníes están a bordo con munición”, dice el miembro de la tripulación. “Estamos... ahora, a la deriva. No podemos decir con exactitud nuestro tiempo estimado de llegada a Sohar”, el puerto de Omán que figura en el rastreador del buque como destino. No estaba claro si los miembros de la tripulación, que identificó como indios e indonesios, estaban en peligro en el momento de la grabación.

Nadie asumió la responsabilidad del breve secuestro, que subrayó las crecientes tensiones mientras Irán y Estados Unidos buscan una solución a su enfrentamiento sobre el malogrado acuerdo nuclear de 2015 de Teherán con las potencias mundiales.

En una aparente respuesta, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Saeed Khatibzadeh, negó el martes que Irán haya desempeñado ningún papel. Describió los recientes ataques marítimos en el Golfo Pérsico como “completamente sospechosos”.

Las crecientes tensiones han tenido lugar en las aguas del Golfo Pérsico, donde la semana pasada un ataque con drones a un petrolero vinculado a un multimillonario israelí frente a la costa de Omán mató a dos miembros de la tripulación. Occidente culpó a Irán de la incursión, que supuso el primer ataque mortal registrado en la batalla de los buques cargueros en aguas de Oriente Medio. Irán negó su participación.

A última hora del martes, los asaltantes abordaron el Asphalt Princess que navegaba frente a la costa de Fujairah, según las autoridades. La agencia oficial de noticias del ejército de Omán dijo que recibió informes de que el buque había sido secuestrado y envió inmediatamente aviones de patrulla marítima de la Real Fuerza Aérea y barcos de la marina “para contribuir a asegurar las aguas internacionales”.

En el tráfico de radio grabado, cuando el guardacostas emiratí pregunta al miembro de la tripulación qué hacían los pistoleros iraníes a bordo, éste dice que “no puede entender a los (iraníes)”, con la voz apagada, antes de intentar pasar la radio a otra persona. La llamada se corta entonces.

Desde Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que los funcionarios estadounidenses también “creen que este personal era iraní, pero no estamos en condiciones de confirmarlo en este momento.”

Las crecientes tensiones han tenido lugar en las aguas del Golfo Pérsico, donde la semana pasada un ataque con drones a un petrolero vinculado a un multimillonario israelí frente a la costa de Omán mató a dos miembros de la tripulación. Occidente culpó a Irán de la incursión, que supuso el primer ataque mortal registrado en la batalla de los buques cargueros en aguas de Oriente Medio. Irán negó su participación.

A última hora del martes, los asaltantes abordaron el Asphalt Princess que navegaba frente a la costa de Fujairah, según las autoridades. La agencia oficial de noticias del ejército de Omán dijo que recibió informes de que el buque había sido secuestrado y envió inmediatamente aviones de patrulla marítima de la Real Fuerza Aérea y barcos de la marina “para contribuir a asegurar las aguas internacionales”.

En el tráfico de radio grabado, cuando el guardacostas emiratí pregunta al miembro de la tripulación qué hacían los pistoleros iraníes a bordo, éste dice que “no puede entender a los (iraníes)”, con la voz apagada, antes de intentar pasar la radio a otra persona. La llamada se corta entonces.

Desde Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que los funcionarios estadounidenses también “creen que este personal era iraní, pero no estamos en condiciones de confirmarlo en este momento.”

“Irán ha demostrado sistemáticamente que, al llevar a cabo este tipo de operaciones, lo hace de forma calculada, tanto apuntando a los buques directamente relacionados con las disputas en curso como a (los buques) que operan dentro del “espacio gris” de la legitimidad”, que pueden estar involucrados en el comercio ilícito, dijo Dryad Global.

No se pudo contactar con el propietario del Asphalt Princess, que figura como Glory International, con sede en la zona franca emiratí, para que hiciera comentarios.

La Quinta Flota del ejército estadounidense, con sede en Medio Oriente, y el Ministerio de Defensa británico tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios. El gobierno emiratí no reconoció el incidente.

El Golfo de Omán se encuentra cerca del Estrecho de Ormuz, la estrecha boca del Golfo Pérsico por la que pasa una quinta parte de todo el petróleo comercializado. Fujairah, en la costa oriental de EAU, es uno de los principales puertos de la región para que los barcos reciban nuevos cargamentos de petróleo, recojan suministros o intercambien tripulación.

Durante los últimos dos años, después de que el entonces presidente Donald Trump retirara a Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán e impusiera aplastantes sanciones, las aguas de Fujairah han sido testigo de una serie de explosiones y secuestros. La Marina de Estados Unidos ha culpado a Irán de una serie de ataques con minas lapa contra buques que dañaron a los petroleros.

En 2019, la Guardia Revolucionaria de Irán detuvo a un petrolero de bandera británica, el Stena Impero, cerca del Estrecho de Ormuz. El año pasado, un petrolero buscado por Estados Unidos por supuestamente eludir las sanciones a Irán fue secuestrado frente a la costa emiratí y posteriormente acabó en Irán, aunque Teherán nunca reconoció el incidente.

Y en enero, tropas armadas de la Guardia Revolucionaria iraní asaltaron un petrolero surcoreano y obligaron al barco a cambiar de rumbo y dirigirse a Irán. Aunque Irán afirmó que había retenido el barco por motivos de contaminación, pareció vincular la incautación a las negociaciones sobre los miles de millones de dólares en activos iraníes congelados en bancos surcoreanos.

El ataque de la semana pasada al petrolero Mercer Street frente a Omán, en el que murieron dos personas, ha suscitado críticas de Estados Unidos, Reino Unido e Israel. Israel ha lanzado una iniciativa diplomática en las Naciones Unidas por el ataque. Mientras tanto, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, habló el miércoles con el ministro de Asuntos Exteriores británico, Dominic Raab, sobre el ataque.

Blinken y Raab hablaron sobre “los esfuerzos en curso para forjar una respuesta coordinada al ataque de Irán”, según el Departamento de Estado. Raab subrayó en Twitter la “necesidad de que Irán detenga su comportamiento desestabilizador”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.