¡Dale color a las paredes!

La incorporación de colores vibrantes es la mejor forma de darle otra dimensión a los espacios y un toque de personalidad inigualable, lo que permite escapar de la decoración convencional.
Las tonalidades vibrantes permiten crear espacios alegres, luminosos y muy llamativos

Los colores que más se eligen para pintar las paredes son los neutros y pasteles. Pero, ¿qué pasaría si apuestas a los vibrantes? Pues, comenzarías a darle color y alegría a tu ambiente. Apostar a esta paleta de colores no es fácil por el hecho de que se deben combinar con el resto de los accesorios del hogar, pero si sigues las recomendaciones de los expertos lo lograrás.

Uno, dos, tres.... y todos los colores que desees puedes utilizar en los espacios. Con un buen contraste de colores conseguirás lo que tanto deseas: impregnarle personalidad y autenticidad, siempre y cuando no te debordes y sepas mezclarlos. Para tal fin, selecciona colores como el amarillo, naranja, verde, rojo y turquesa, ya que al incorporarlos estarás dándole al espacio un aspecto actual y moderno.

También tienes como opción pintar la pared con un color base como el blanco para luego añadirle dibujos que vayan acorde con tu personalidad. Asimismo, si no quieres colocar un mobiliario que vaya en el mismo matiz con la decoración puedes elegirlos en colores neutros como el gris o el negro.

De acuerdo a los expertos, los ambientes indicados para la aplicación de colores intensos deben ser de dimensiones amplias, y de buena iluminación natural. Esto propicia las combinaciones de varios colores intensos y/o oscuros. En habitaciones pequeñas se prefieren tonos pasteles y se debe evitar el contraste.

La sala de estar es el lugar más conveniente para pintar con matices vibrantes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.