PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

“Si me hubieses preguntado hace cinco años dónde me veía, te contaría un sin número de cosas menos a las que me dedico  hoy y me dedicaré por el resto de mi vida. Pasé de contador a fotógrafo gastronómico y ‘food styling (estilista culinario)”, así de claro es Jeorge Eugenio Sansur al hablar de sus pasiones.

 Sansur, quien está estudiando para ser chef, aseguró que lo que hace nunca estuvo en sus planes, pero ahora entiende que todo el proceso previo tenía una razón y que eran parte de construir un profesional con grandes dotes.

¿Cómo nace tu pasión por el estilismo culinario mejor conocido como ‘food styling’?

Desde muy joven me he sentido atraído por la gastronomía. Me gustaba siempre estar en la cocina con mi abuela aprendiendo sobre sus recetas. Viviendo solo empecé a cocinar en casa y cada vez trataba de llevar lo que hacía a un nivel más profesional. Aprendí fotografía gastronómica y en cada foto que hacía trataba de darle un toque de estilismo único. A partir de ahí, empecé a fortalecer los conocimientos en el estilismo gastronómico.

¿Qué cuentas a través de este arte y cuál es el objetivo que se busca?

La fotografía gastronómica busca despertar con la vista el deseo de comer los alimentos de quien la ve. Cuando sumas esto con un buen estilismo gastronómico logras incentivar y despertar, aún más, el deseo de probar un plato en las personas. Cuando una fotografía logra que a una persona como popularmente se dice “se le haga agua la boca”, en ese preciso momento es que el ‘food styling’ se engrandece, porque visualmente logramos llegar a tocar las emociones de esa persona.

¿Qué tanto alcance tiene esta técnica?

Cada vez son más los negocios y emprendedores del mundo gastronómico que están tomando más en cuenta implementar un buen ‘foods tyling’ y, sobre todo, captar imágenes de mejor calidad.

¿Qué técnicas son imprescindibles para lograr el ‘food styling’?

Un buen ‘food styling’ se compone de varios elementos. En primer lugar y el más importante es la comida; debes tener en cuenta el frescor y la calidad de los alimentos. Otro punto son los colores. Es de suma importancia analizar qué color de alimentos pega en cada plato. Luego viene la utilería que compone un plato. Dentro de esta está el tipo de envase donde se va a presentar, el tipo de cubertería a usar, manteles, bebidas que acompañarán. Así como especies decorativas y, por último, una buena fotografía. Hacer estas combinaciones, sin duda, hacen que un plato llene las expectativas visuales de los comensales.

¿Qué tan provechoso puede ser el estilismo culinario en la proyección de la gastronomía y los negocios?

Las ventajas son muchísimas. Para mí la más importante se basa en el posicionamiento y la confianza que logrará tanto un negocio como un chef a la hora de aplicar un ‘food styling’ de calidad.

¿Cuántos años llevas en esta labor y cuál ha sido la mayor satisfacción?

Llevo más de tres años trabajando en el mundo gastronómico, tanto en fotografía, como en food styling. Actualmente, estoy certificándome como chef para seguir brindando un mejor servicio. Mi mayor satisfacción es ver las reacciones de mis clientes cuando ven sus productos terminados y, sobre todo, ver lo que opinan sus comensales cuando reciben sus platos.

¿Cuáles son los desafíos que has tenido que derribar?

Los retos han sido bastante, pero entiendo que el más relevante ha sido hacerle entender a los negocios y profesionales de estas áreas la gran importancia y valía que tiene esta técnica. Ésto para que no lo vean como un gasto más, sino como una inversión que les ayudará a potencializar más sus negocios. l

Posted in EstiloEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Jessica Bonifacio