PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La actriz Kate del Castillo, quien regresará al personaje de Teresa Mendoza para la tercera temporada de la serie “La Reina del Sur”, confesó que aquel encuentro clandestino que tuvo en 2015 con Joaquín “El Chapo” Guzmán, con quien se reunió varias veces mientras éste estaba prófugo con la idea de llevar su vida a la pantalla, le dejó consecuencias irremediables.

“Eso nunca va quedar atrás; eso está latente constantemente y será algo que me va a perseguir desgraciadamente para toda mi vida, y lo asumo y está bien. Pero gracias a Dios, por lo menos ya puedo regresar a mi país felizmente”, declaro del Castillo en una entrevista para The Associated Press.

“No lo he superado”, llegó admitir Del Castillo en 2020, con la voz entrecortada y luchando por contener las lágrimas. Sus palabras no eran en referencia al miedo que sintió cuando conoció a Guzmán Loera, sino a la persecución que sufrió, según su versión, durante tres años por parte del gobierno mexicano, que abrió un caso en su contra.

Asimismo, como las autoridades de México afirmaron que lograron apresar posteriormente al narcotraficante gracias a la conexión con Del Castillo, la actriz llegó a temer por su vida y por la de su familia, ya que incluso le recomendaron que dejara su casa. “Todo el mundo sabe donde vives”, le dijeron.

Todo comenzó con un correo anónimo recibido el 24 de septiembre de 2015, a poco de que se cumplieran tres meses de que “El Chapo” protagonizara la más espectacular de sus fugas en el penal de máxima seguridad de “El Altiplano”, según los registros judiciales.

Aquel mensaje advirtió a las autoridades que la actriz Kate del Castillo planeaba encontrarse con el narcotraficante porque quería producir una película sobre su vida. “El próximo 25 de septiembre del 2015 se reunirá con él en el poblado de la Tuna, en Badiraguato, Sinaloa”, dijo uno de los agentes investigadores, según la transcripción.

“Sólo necesitarán seguirla o intervenir sus teléfonos para que verifiquen lo que les estoy diciendo”, añadió A partir de ese momento la actriz se volvió un objetivo de la entonces Procuraduría General de la República (hoy fiscalía) y lo siguió siendo mucho tiempo después de que el capo fuera recapturado unos cuantos meses más tarde, en enero de 2016, cuando fue citada a declarar en calidad de testigo y la actriz solicitó un recurso de amparo. No pudo pisar tierras mexicanas hasta 2018.

La artista ha dado decenas de entrevistas sobre el tema e incluso el documental “Cuando conocí El Chapo” para Netflix, pero pocas veces ha detallado el daño psicológico que implicó aquella reunión.

“Van a ver una Teresa bien dura, una Teresa bien guerrera, una Teresa como nunca la han visto (…) Físicamente, también hice un cambio”, agregó, sin proporcionar detalles.

La tercera temporada comienza cuatro años después de que las autoridades estadounidenses condenaron a Teresa por el asesinato de tres agentes antidrogas. Separada de su hija Sofía, la protagonista vive en una prisión de máxima seguridad, despojada de todas las libertades.

Sin embargo, logra escapar mediante un sofisticado plan ideado por sus viejos amigos, Oleg y Jonathan, quienes la llevan a México. Ahí se reúnen con el presidente Epifanio Vargas y Teresa accede a embarcarse en una peligrosa misión que la llevará por toda América Latina.

Por: Infobae

Posted in Gente
agency orquidea

Más contenido por Agencias