La familia Corripio celebra un siglo de su llegada a RD

Compartir
La familia Corripio, junto a representantes de las instituciones sin fines de lucro que fueron reconocidas por su aporte en favor de personas de escasos recursos y en vulnerabilidad.

La familia Corripio Alonso celebró un siglo de la llegada al país de sus padres y abuelos, en una ceremonia celebrada en el Teatro Nacional Eduardo Brito.En un acto titulado “Un siglo compartido 1917-2017: Cien obras trascendentes, un siglo de historia”, la familia Corripio Alonso reconoció a 100 instituciones sin fines de lucro de las regiones Este, Sur, Norte y el Gran Santo Domingo que ofrecen servicios y ayudas a personas de escasos recursos y en vulnerabilidad, las cuales recibieron una placa de reconocimiento y un cheque por un millón de pesos cada una.

La ceremonia estuvo encabezada por José Luis Corripio Estrada, presidente del Grupo Corripio y de la Fundación Corripio, junto a su esposa Ana María Alonso de Corripio y sus hijos Manuel, José Alfredo, Lucía y Ana Corripio Alonso.

El acto inició con la presentación musical “Una primavera para el mundo”, escrita por René del Risco, con el arreglo musical de Rafael Solano y que interpretó el tenor Enrique Pina y la Orquesta Juvenil, dirigida por Alberto Rincón.

Al dirigirse a los invitados, Corripio Estrada expresó que con ese acto la familia quiere expresar su agradecimiento al país y al pueblo, y consideró que la mejor forma es reconociendo el trabajo constante que realizan estas instituciones o personas en las 32 provincias del país. Recordó que “hace cien años mi tío Ramón Corripio y poco después mi padre Manuel cruzaron el océano incierto en busca de una vida mejor para ellos y sus familiares. Es la simple historia de todos los que estamos aquí y que podemos contar. Es la historia de los sueños, de la esperanza que lleva en sí todo ser humano cuando marcha de su terruño”.

Además, agradeció “a esta tierra generosa que abrió las puertas a nuestros antecesores, y cuyo pueblo nos permitió el privilegio de ser también dominicanos, trabajar y ver crecer a nuestros hijos, nietos y biznietos, brindándonos, como solo el dominicano sabe hacerlo, la oportunidad de integrarnos a esta pujante sociedad”.
Corripio Estrada, destacó que “este es un pueblo noble, solidario y digno, que entiende el sufrimiento ajeno y lo hace suyo, por eso miles de migrantes de diferentes países han podido llegar aquí y encontrar en esta tierra un hogar y un nuevo comienzo, por esta razón muchos ciudadanos de origen extranjero podemos decir con mucho orgullo que somos dominicanos”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir