En materia de atractivos turísticos, a todo se le puede sacar provecho, como convertir la basura callejera en un buen atractivo, haciendo que nuestros diez millones de visitantes paseen por las calles y avenidas de nuestras ciudades y se tomen fotos en los basureros, acompañados de los orgullosos dominicanos de pura cepa, pa’ que lo sepan. Y si se les pega el dengue, la rabia o cualquier otra cosa contagiosa, se llevan un recuerdo inolvidable de este bello país asqueroso, donde la gente es alegre y feliz, con “gobiernos” municipales (así, entrecomillados) que no cumplen su misión más elemental, aunque se les paga para que la recojan todos los días.

Posted in Fogaraté

Más de opiniones

Más leídas de opiniones

Las Más leídas