El primer día

Compartir

Mañana, tempranito, aíslate en casa y pídele a Raquel que nadie te perturbe (ni llamadas, ni buscones, ni alabarderos). Concéntrate en tu yo más auténtico. Recuerda los mejores consejos de tu viejo. Repasa despacio tus valores y principios. Rememora toda la urdimbre de una historia nacional que te ha motivado a ser lo que eres… Entonces sal de incógnito a recorrer las calles donde vive tu pueblo sencillo, tu gente, tus más leales amigos. Y después llégate al Congreso Nacional, solo con ellos en tu pensamiento, y disponte a conquistar un espacio grande y noble en la historia (que es mucho más que hacer cuatro años de gobierno).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir