Fortuño se mandó

Por su inteligencia y buenas relaciones, un cabildero es bien pagado para gestionar apoyos, viabilizar buenos negocios, procurar entendimientos, viabilizar acuerdos de mutua conveniencia, propiciar nuevas amistades e inducir olvidos y perdones. Entonces, ¿Para qué Gonzalo Castillo contrató a Luis Fortuño, ex Gobernador de Puerto Rico, para que le sirviera de cabildero en la Casa Blanca? Más todavía: ¿Por qué Fortuño, abogado y político, le sacó los pies tan pronto a este buen cliente? ¿Sería porque la solución de algún problema de Gonzalo en Washington es misión imposible?... (Esto es un “¡Miterio!”, como diría mi abuelita).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.