Frase insuperable

Compartir

Dado a una innegable vagancia intelectual, hastiado de la rutina covidiana y presupuestaria y del prometido castigo a los corruptos que no acaba de llegar, si es que alguna vez llega (de lo que, como a muchos, me asaltan severas dudas), ayer me dediqué a revisar las frases que identifican a los jefes de Estado mansos y cimarrones que hemos tenido de 1962 a esta parte, y la verdad es que no encontré una que superara esta genialidad retórica: “Mis mejores amigos son los hombres de trabajo”. Ni Joaquín Balaguer, que fue su autor (al servicio de la imagen de Trujillo), pudo inventar algo semejante para su beneficio.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir