La Patria puteada

Cuando uno echa la mirada atrás, hasta el mismo 1844 y su célebre trabucazo, y ve a tantísimos políticos de invariables discursos para salvar a esta Patria que, según parece, siempre ha estado en peligrosos trances (como una mujer golpeada y disputada por sus peores amantes), se resiste a aceptar que hoy, cuando ya pasaron de moda mítines, rebeliones y asonadas, y los discursos patrióticos se esparcen en cuñas de treinta segundos por las ondas hertzianas, Patria sigue teniendo el mismo tipo de amantes y resulta cada vez más difícil salvarla, porque han hecho que se la busque haciendo esquina precisamente en la Duarte.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.