¿Menos corrupción?

Parece que hay mejor conducta en la burocracia estatal. Parece que la Dirección de Ética tiene el ojo en todas partes. Parece que la Cámara de Cuentas ha multiplicado sus quehaceres. Parece que la Dirección de Compras no cree ni en la una y una. Parece que la Contraloría General está controlando. Parece que el Ministerio Público está listo para marcharle a quién sea. Parece que, efectivamente, Luis Abinader le tiene un ojo al gato y otro al garabato. En resumen, me arriesgo a decir que parece que, efectivamente, la corrupción (que es casi imposible que desaparezca) se ha reducido mucho en este Gobierno… (Por lo menos, eso parece).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.