Nochebuena aburrida

Aquella fue una noche muy aburrida en Belén. Para empezar, no existían las tarjetas de crédito para comprar hoy y pagar después; ni el gobierno entregaba ningún doble sueldo; ni había un Viernes Negro para comprar barato; ni había una Milly Quezada para cantarle a Juanita; ni se ponían arbolitos iluminados y con brillantes bolitas; ni se abrían botellas para darse un buen jumo; ni tenían puercos para asar… Por eso, José y María no pudieron celebrar la Nochebuena en su humilde casita. (Y, además, los Reyes Magos no mandaron nada para la fiesta en grande que merecía quien estaba por nacer).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.