Otra fragancia

Compartir

Definitivamente se están dando señales de cambios (por lo menos cambios de forma), pues, en lo que el hacha va y viene, eso de que Luis Abinader y Carolina Mejía se hayan metido en los barrios con el agua a la cintura para solidarizarse con los damnificados de la tormenta; y que las dos Raquel se hayan confundido con la gente del pueblo por aquí y por allá; y que los ministros más encumbrados trabajen en todos lados en mangas de camisa, por lo menos desmitifica la imagen fría y estirada de gobernantes que contemplan la realidad desde los altos ventanales de distantes palacios…(Sí, esta es otra fragancia).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir