Pena por Reinaldo

Sancarleño de pura cepa venido de abajo. Se identificó bien temprano con las mejores causas (las auténticamente revolucionarias). Partiendo corozos se hizo buen abogado uasdiano. Como politico de la más joven generación boschista, no se dio a la difamación ni a la maledicencia chismográfica. Hizo amigos en todos los aspectos afines o disidentes de sus ideas coyunturales. Se desempeñó decorosamente en las variadas funciones públicas que ocupara durante más de dos décadas… (Por todo eso, más allá de credos y partidarismos, causa merecida pena que Reinaldo Pared Pérez se haya ido tan inopinadamente).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.