¿Por qué mantenerlos?

¿Por qué subsidiar a los partidos, si estos pueden recaudar dinero entre sus simpatizantes? ¿Por qué aceptar que se invierta nuestro dinero en eso, si pueden recoger dinero en sus órganos deliberativos? ¿Por qué financiar sus actividades con recursos del Estado, si pueden conseguir dinero entre los empresarios de todos los tamaños? ¿Por qué, en fin, debemos pagar todos nosotros la vida de reyes de sus altos dirigentes? (Por todo eso y más debemos apoyar, como ha sido planteado, que sea eliminado ese cuantioso y absurdo capítulo del Presupuesto Nacional, para que los partidos se rasquen con sus propias uñas).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.