Es el rating lo que importa

Compartir

Me fascina cuando leo o escucho a organizaciones empresariales o empresarios quejarse del maltrato y las críticas cotidianas a la libre empresa que se escuchan en programas de radio y televisión, porque en gran medida esos medios existen debido a su patrocinio y sus anuncios. Los financian publicitariamente en la ingenua ilusión de que así se libran de toda referencia. Ignoran que individualmente no son ni han sido sus blancos, sino el sistema y como ocurre bajo el chavismo que tanto exaltan esos programas, y todavía en Cuba, basta con desacreditar la iniciativa privada para estigmatizar todo lo que el modelo representa, es decir el lícito negocio y el lucro natural que del trabajo y la inversión resultan.

Una vez le pregunté a un publicista si no le mortificaba la idea de que en un programa muy popular privilegiado por la publicidad de sus clientes se les atacara tanto y se profirieran tantas vulgaridades y la respuesta me sacó de la inocencia. Con toda la naturalidad del mundo me respondió que ninguno de ellos los escuchaba y su agencia sólo les reportaba de esas emisiones las cosas que los tranquilizaban. La cuestión es que sí los escuchan y lo sorprendente es que al parecer poco les importa, porque esos programas tienen ratings ya que el morbo del público los tiene en la cúspide de audiencia, y ciertamente muchos anunciantes prefieren la tranquilidad que les garantiza estar a salvo de sus menciones.

Esa realidad ha convertido el ruido y la vulgaridad en el camino más expedito e idóneo para triunfar en los medios electrónicos. Esto explica la razón por la que la chercha y la irracionalidad le ganan espacio a los programas educativos y culturales que apenas sobreviven por falta de publicidad e interés de los anunciantes, a los que sólo les interesa el rating. Una audiencia que miden los mismos que colocan las pautas, en una oscura complicidad reñida con las leyes antimonopólicas.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir