Nadie podrá jodernos

Con alarmante y desesperante frecuencia, se suele escuchar en la radio y la televisión, como también en las redes, que este país “se jodió”. Dentro del marco de nuestras grandes dificultades, esa sensación de frustración puede alcanzar un efecto viral, corroyendo nuestra estructura social y arrastrándonos a un estadio de pesadumbre que acabaría con las esperanzas que nos han alentado siempre. Los problemas reales de una nación surgen cuando ese sentimiento de pesimismo y desconfianza en sus fuerzas y potencialidades se apodera de grandes núcleos de la población. Como sucede en la economía y en casi todas las facetas de la vida, la pérdida de confianza paraliza primero y después destruye a los estados.

Si bien bajo ciertos estados de ánimo muchos caen en ese limbo de depresión, la verdad es que este país “no se jodió” ni tampoco se joderá. No se joderá porque ni aún en los peores momentos de su historia, la adversidad pudo con su inmenso deseo de superación, lo que nos ha permitido sobrevivir y levantarnos de las peores caídas en las circunstancias más dolorosas de nuestra vida republicana. Ni siquiera cuando fuimos invadidos por fuerzas millones de veces superiores a las nuestras este país llegó a joderse.

El país no se joderá porque las aguas siempre vuelven a regar nuestros suelos después de las largas y cíclicas sequías que nos afectan. Y digo que no se joderá porque si bien muchas cosas andan mal y otras empeorarán, son más las que están bien y funcionan, tal vez no a la perfección porque nada humano llega a conseguirlo. Y no se joderá porque aún en la más densa oscuridad, en el rosto del dominicano rico, pobre o desamparado, no se ha ido nunca la sonrisa.

Y si la oposición o dentro del propio gobierno llegaran a vender la idea de que estamos inevitablemente jodidos, será el que llegue al poder o el que en su momento lo ejerza el que se joderá… y no el país.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.