¡No temas!

Alguien dijo una vez que el orgullo nace de nuestra incapacidad de aceptar la propia debilidad, y lo creo. La incapacidad de escucharnos y sincerarnos a nosotros mismos nos lleva a buscar la adulación externa y otras especies... Ese sentido de inferioridad que busca desesperadamente la levadura de la admiración, el afecto o la aceptación nunca se llena, es un abismo que llama a otro abismo para satisfacer la impenitente ansiedad. Pero el Rey sobre todas las grandezas nos llamó a entregar las abismales ansiedades en sus manos, porque él ha de cuidarnos del peor de los temores. Dios es tu amparo y fortaleza, tu pronto auxilio en la tribulación, por tanto no temas, si el enemigo te ha señalado como su objetivo, haz de Dios tu mejor amigo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.