PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Felipe Antonio Sepúlveda Caraballo, conocido artísticamente como Tony Seval, fue uno de los cantantes más pegados durante la primera mitad de la década de los 80’.

Canciones como “Pa’ bochinchar”, “Zaida”, “Le lloro y que”, así como “chévere”, alcanzaron una gran popularidad en la llamada época dorada del merengue”. Sin embargo, su canción más legendaria fue titulada “El muerto”, la cual, lamentablemente terminó con un matiz más oscuro y siniestro.

Y es que poco después de lanzar ese tema, el 22 de octubre de 1985, Tony Seval fue apresado supuestamente por haber consumido drogas, acusación que nunca fue probada por ninguna de las autoridades de entonces.

Posteriormente, fue conducido a un destacamento de la capital donde permaneció durante dos días

De acuerdo a registros periodísticos de la época, allí recibió la visita de su esposa y de uno de sus músicos. A este último, le pidió que diera la voz de alarma de su arresto ilegal al productor de Televisión, Yaqui Núñez del Risco, quien era el conductor del Show del Mediodía, cuya plataforma era la de mayor rating en ese tiempo.

Lastimosamente, el mensaje nunca llegó.

El 24 de octubre de 1985, el país quedó conmocionado al enterarse del brutal asesinato de Tony Seval, supuestamente a manos de algunos reclusos de la penitenciaria donde se encontraba.

Los informes preliminares arrojaron que Tony Seval había protagonizado un enfrentamiento con sus compañeros de reclusión donde finalmente terminó golpeado y acuchillado por todos los rincones de su cuerpo.

Sin embargo, otros no han creído en tal versión y, por el contrario, han proliferado que los verdaderos motivos de su asesinato no tuvieron que con riña carcelaria sino con asuntos pasionales.

Al final, ninguna de las dos versiones ha sido comprobada y el caso se ha diluido con el tiempo. Nadie fue condenado por ese crimen y tampoco fueron esclarecidos los motivos de su crimen.

Solo los asesinos de Seval supieron lo que verdaderamente ocurrió aquella fatídica fecha.

 

Posted in Caribe InconclusosEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Dalton Herrera