Es una emprendedora que trabaja para importantes empresas y que aprovecha materiales endémicos para elaborar finas piezas que gozan de gran aceptación

Cristina Núñez es una mocana que le ha dado la vuelta al mundo exhibiendo sus formidables piezas de artesanías en grandes ferias turísticas. La recién finalizada ITB, en Berlín, la capital alemana, es una de ellas.

Tiene 30 años trabajando la artesanía con materiales como el cuerno de vaca, materiales de banano y de plátano, jícara de coco, resina, ámbar, larimar y hueso. Son fundamentalmente materiales endémicos que le permiten hacer piezas con motivos culturales.

Aunque la emprendedora mujer es de Moca, provincia Espaillat, su taller está en Santo Domingo, lugar al que se fue a residir en sus años de estudiante universitaria. En esa urbe ha hecho su vida, pero su esencia es cibaeña. No lo esconde.

Elabora pulseras, anillos, cucharas, collares y una gama de piezas de estilo étnico. Está en capacidad de hacer cuantos diseños quieren sus clientes. Unos clientes que van desde grandes firmas, hasta otros de menos renombre, pero todos igual de importantes para ella.

Es contadora pública de profesión y a raíz de graduarse conoció unos amigos y unos familiares que tenían negocios en Europa. “Ahí surge el interés por botones de coco y se pensó inmediatamente en mí, que vivía en República Dominicana donde se produce bastante de esa fruta”, le cuenta al periódico elCaribe, que ha aprovechado su presencia en la feria de Alemania para conversar con ella sobre su emprendimiento. “Luego vinieron los botones de hueso y de cuerno, pero esos clientes descubrieron que los chinos les hacían esas piezas más baratas y en cantidades grandes y se fueron tras ellos”, rememora. Sin embargo, no todo fue negativo, porque a ella le quedó la experiencia y el conocimiento, elementos que luego ha aprovechado toda su vida en lo que respecta a esos materiales.

Su primera factura fue del 9 de febrero del año 1995 y de ahí en adelante siempre ha caminado por la vía del éxito. “Un éxito que ha permitido que su producto sea “top” en República Dominicana.

“Soy suplidora de casa cuesta; trabajo todas las tiendas de Grupo Punta Cana, que son catorce, y en Santo Domingo todas las tiendas top de casa las trabajo”, dice, con dejo de satisfacción.

El costo de sus piezas depende mucho de los materiales que tengan.

Terciarización

“A esta altura del juego yo puedo hacer cualquier cantidad de piezas. Y te puedo decir que eso de lo que se habla ahora, de la economía redonda y de la economía naranja, lo comencé yo hace mucho tiempo, sin darme cuenta y sin saber lo que estaba haciendo”, explica.

Como las piezas que realiza Cristina son muy manuales, tendría que contar con una plantilla muy grande de artesanos para poder responder a pedidos muy grandes.

Por eso, en muchos casos hace los diseños y los lleva a otros artesanos que laboran fuera. Así cumple con los pedidos y de paso genera trabajos para otros dueños de talleres. “Me sale menos costoso porque no tengo la carga de trabajo de todos los empleados, sino que eso queda dividido entre todos los talleres que hacemos las piezas. Si quienes hacen los trabajos son hembras, es mucho mejor porque casi siempre trabajan en la casa y no tienen que dejar a los niños solos”, le dice a este periódico, mientras aprovecha para mostrar una cartera diseñada de ripio de hoja de plátano.

En todas las ferias que participa, que son muchas, Cristina tiene buena aceptación, especialmente en Europa. “El grueso de turistas que tenemos en República Dominicana es europeo y me he enfocado mucho en trabajarlo y a ellos les gusta”, indica.

En su taller, ubicado en Los Alcarrizos, laboran siete personas. Pero también la dama realiza trabajo social en la comunidad. Las ideas para los diseños generalmente le surgen en la noche.

Dice que el Internet es una herramienta de trabajo y de ayuda. “Hay que tener, por ejemplo, en la cabeza las fechas de los desfiles… de verano, de otoño y todo lo demás y entonces tú ves lo qué puedes adaptar a tu material, aparte de las escuelas de diseños”, expresa en la conversación. Se le puede contactar por el teléfono 809-254-5635 y como @cristinanunez_artesanias.

Estudió diseño en Italia y en Santo Domingo ha hecho cursos de diseños que dan las escuelas. Ha colaborado con grandes firmas pero le gustaría que una de ellas le pida una línea de piezas exclusivas. Entre los grandes nombres para los que ha hecho trabajos están Jenny Polanco, para Sissy Bermúdez y está trabajando a través de Mariela Rosario para una firma, de la que prefiere mantener la reserva del nombre.

“Los mocanos somos personas muy sencillas, me fui enamorando de esto y luego vi que me era rentable. Con el tiempo he ido tomando las indicaciones que dicta el mercado. Y además soy sensible frente a esto”, expone.

Posted in Emprendedores

Más de dinero

Las Más leídas