PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Es un restaurante ubicado en Yaguate, San Cristóbal, que ofrece desde chivo hasta tilapia, el chen chen y cocteles

Román Espinal está acostumbrado a satisfacer el paladar de múltiples clientes. Es el propietario de La Chivería Yaguate, un restaurante situado en Villa Sophia, San Cristóbal, y un “tipo” emprendedor.

La Chivería es un nombre contagioso que se presta a múltiples interpretaciones en República Dominicana. Pero en el caso en cuestión es un llamativo espacio donde los visitantes pueden disfrutar desde un plato a base de chivo guisado y de chen chen, hasta uno de tilapia con fritos verdes o tostones, albóndigas, cocina al coco, asopao de tilapia y Chíviri pasta, entre otras opciones culinarias.

Es una oferta amplia, a la altura de los más exigentes estómagos, según asegura el propietario. “No es lo único que tenemos”, le dice Román al periódico elCaribe, que se ha interesado en conocer las “interioridades” de un negocio del que se viene hablando mucho, de un lado y otro.

El menú abarca otras recetas como la jalea de batata, camarones, diversos tipos de carnes y parrilladas.
“La gente que nos visita nunca se retira sin endulzarse más la vida. Nos aseguramos de eso. Así como tenemos comidas aclimatadas a lo que es el sur del país, también ofrecemos postres, dulce de toronja y una amplia variedad alimenticia”, explica Román.

“Inicialmente trabajábamos por el lado de las tilapias y la cría de chivos… teníamos seis o siete años en la crianza de ovino-caprinos, que luego vendíamos a otros comercializadores de carnes. La de chivo se la vendíamos a pequeños supermercados que ofrecen carne de ese tipo”, rememora el empresario, en una conversación que se da a media mañana.

Román Espinal y el equipo de este periódico coincidieron en el XXIII Encuentro Nacional de Líderes del Sector Agropecuario, en Punta Cana, y justo ahí se dio la plática sobre el negocio.

Sobre la cría y comercialización de tilapias explicó que con la llegada de la pandemia de covid-19 (año 2020) el flujo de caja se vio afectado, porque la gente dejó de pagar lo que había comprado. Justo ahí surgió la idea del restaurante. Fue un espacio para emprender y para sacudirse en medio de la adversidad.

Los primeros comensales, cuando la empresa aún no tenía forma (no se había cuajado el proyecto en firme) fueron unos amigos que requirieron una cantidad de peces, bajo la promesa de que se les permitiera cocinarlas en la finca de Román.

“Fue la primera venta que realicé y como vi oportunidades de dar pasos importantes, entonces busqué la ayuda de un cocinero que laboraba cerca de la propiedad para que me cocinara los pescados”, rememora el joven emprendedor.

Le gusta conversar del tema, y se le nota. De ese primer momento surgieron los primeros pasos para el surgimiento de la primera cocina que tuvo aquello que actualmente es La Chivería.

Fue una cocina que luego amplió para recibir personas. La diferencia desde aquel momento es tan amplia respecto a lo de hoy, que de dar la bienvenida a solo varios clientes en el pasado, actualmente al restaurante van alrededor de 400 personas, los fines de semana.

A eso se agrega la actividad y el dinamismo de los demás días. El establecimiento no ha sido inaugurado aún; está previsto que eso ocurra el día 24 de septiembre de este año.

¿Cuáles razones tiene un cliente para ir a tu negocio y no a otro? le pregunta este diario al propietario de la empresa.

“La diferencia entre nuestros platos y los platos de otros restaurantes tiene mucho que ver con la frescura de las carnes y las frescura del pescado”, responde.

Desde su punto de vista, el lugar del que es dueño, le lleva larga ventaja a los demás, porque, adicionalmente, en los lagos de la propiedad está la tilapia que consumen los que visitan La Chivería.

“Pero además de tener productos frescos, debo decirte que reutilizamos agua de la finca para la siembra de los plátanos que tenemos y las heces de los chivos la empleamos como abono orgánico”, explica.

El de Román no es cualquier restaurante, según explica. Es un lugar tranquilo y donde la naturaleza hace amistad con la clientela, una clientela que crece conforme las buenas referencias siguen llegando.

Generación de empleos y adquisición de productos

La cadena en torno a La Chivería es amplia. Va desde la cantidad de colaboradores que tiene (cerca de 50 ), hasta los suplidores de insumos y materia prima para preparar cada plato. El número sobre los empleos es la sumatoria que surge de ver las personas que colaboran durante los días de semana y los que se integran los fines de semana, cuando el flujo de visitas es mayor. “Los fines de semana buscamos una mano extra, porque a veces nos llegan hasta 570 clientes a disfrutar aquí”, dice Román Espinal. A La Chivería se le puede contactar por los teléfonos
829-439-1007/829-962-8501 y a través de la cuenta @lachiveriayaguate.

Posted in Emprendedores
agency orquidea

Más contenido por Martín Polanco