Extremo control no detiene a migrantes

Agua Caliente, Honduras. El extremo control migratorio que Honduras está ejerciendo en el punto de Agua Caliente, fronterizo con Guatemala, no ha desalentado a centenares de migrantes hondureños que quieren llegar a Estados Unidos y, a México, en menor grado, solamente con su carné de identidad.

”No se le está impidiendo el paso a nadie, pero si se está extremando el control migratorio para pasar a Guatemala, que ha cerrado su punto de registro solamente para los migrantes hondureños”, dijo a Efe el subdirector del Instituto Nacional de Migración (INM), Carlos Cordero.

Hasta el punto fronterizo han llegado centenares de hondureños, con muchas mujeres y niños, convirtiendo un corto tramo de la carretera en una especie de campamento de pobres al aire libre que no saben si pasaran legalmente a Guatemala o lo harán por puntos ciegos, arriesgándose a ser detenidos por policías de ese país.

En un ambiente por momentos con lluvia, algunos de los migrantes descansan debajo de los contenedores aparcados, mientras que otros permanecen arengando de pie frente al retén policial o llaman por teléfono a sus familiares para avisarles que “ya llegamos, pero aquí está yuca (difícil) pasar”.

Quizás por el mayor control, con centenares de policías antimotines, la presencia de migrantes sea mayor a la que Efe pudo observar el miércoles y jueves, aunque muchos se siguen aventurando a irse por puntos ciegos para entrar a Guatemala, donde centenares han sido detenidos y devueltos a su país.

Por lo expresado a Efe por varios migrantes, lo que les ha motivado a irse del país, es la caravana que salió el sábado pasado, sin importar el riesgo que puedan correr, como sucede con Yosselyn Castellanos, de 26 años, quien pretende viajar con dos hijos, un niño de diez meses y una niña de cinco años.

Yosselyn dijo a Efe que procede de Cofradía, en el departamento de Cortés, norte, y que espera “llegar hasta donde pueda” porque en su país no tiene trabajo y a su marido, con el que además tuvo otros dos hijos, se lo “mataron hace un año”.

Agregó que llegó el jueves por la noche hasta un sitio cercano a la frontera, donde durmió en el interior de un autobús y que “algunos policías” le dieron comida para sus hijos.

Yosselyn, de 26 años, indicó que no sabía que en el punto de registro migratorio a todos los niños se les exige pasaporte, el que no es indispensable para los adultos, que pueden circular con su carné de identidad. Los niños y adolescentes entre los migrantes se cuentan por decenas en el sector de Agua Caliente, y son muchos los que van solamente con la madre o el padre.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.